Home Competición ¿Era posible integrarse en el Grupo B sin potencia y con encanto? El Nissan 240RS nos desvela sus trucos.