Home Competición Porsche GT2/GT3 Campeonato de España de GT 1999. Extraña temporada.

Porsche GT2/GT3 Campeonato de España de GT 1999. Extraña temporada.

written by Héctor Jáñez 5 marzo, 2018
Porsche GT2/GT3 Campeonato de España de GT 1999. Extraña temporada.

Estamos en 1999. El nuevo siglo está apunto de dimanar y las parrillas del Campeonato de España de GT están definidas en abundancia por los Porsche, de todos los años y categorías. Y es que la polivalencia de los de Stuttgart y su incombustible actividad en la competición, les permitía tanto abarcar distintas categorías, como a su vez seguir evolucionando en las nuevas ramas del sector. Si bien las versiones 97 y 98 del GT2 irían destinadas a la categoría superior, un escalón por debajo se cosechó mayor éxito con los 964 RSR, los 993 Supercup y los entonces recientes 996 GT3. Era toda una flota de 911 sobre las parrillas que elevaba notablemente el porcentaje de victoria para los alemanes.


Durante la temporada de 1999 los Porsche GT2 adolecieron de una escasa fiabilidad sin precedentes en la firma alemana.


dfa3abf78dae29b1ea866646c4b60e92-1000.jpg

Porsche 993 GT2 Evo 1997.

Ni una sola carrera nacional consiguieron conquistar aquellos GT2 que además, se presentaban como los claros favoritos de la temporada. Las dos unidades que aterrizaron en España pertenecían al Konrad Motorsport, databan de 1998 y estaban equipadas con un flat-six de 3.6 litros, dos turbocompresores KKK y doble encendido. La única excepción de dominio portagonizada por los GT2 fue con Jesús Diez de Villaroel a los mandos, quien lograba ascender al podio ya durante el ocaso de la temporada. Y es que aquella generación de GT2 padeció de una falta de fiabilidad inusitada en los hábitos naturales de la marca. Si bien los turbocompresores estuvieron causando problemas prácticamente desde el inicio de la competición, la electrónica se sumaba a un conjunto de despropósitos que terminaba por dejar a los deportivos favoritos en un puesto de relevo.

Porsche-911-993-SuperCup MONACO 1994

Porsche 993 Supercup, Mónaco 1994.

En aquel entonces, Porsche había estado involucrada en varios desarrollos conjuntos. Además de los GT2 del 98 y 99, que dicho sea de paso, han sido de las peores unidades que el fabricante ha puesto sobre escenario nacional, en sus instalaciones se venían cocinando simultáneamente los GT1 y los nuevos GT3 de la reciente carrocería 996. Aquel sería quizás, el agente principal de la ostensible falta de evolución que acusó a los GT2 a lo largo de toda la temporada. Además, se debía tener en cuenta que los alemanes seguían trabajando sobre un modelo más que veterano, cuyos orígenes databan ya de tres décadas atrás. La necesidad imperiosa y a la vez precipitada de abatir a bestias como los Dodge Viper y sus armas de destrucción masiva alojadas bajo sus kilométricos capós, terminaron por traducirse en la rotura conjunta de motores y transmisiones.

Un destino más concorde a Porsche atañaría la mecánica atmosférica equipada por los 911 RSR. El 3.8 litros de aspiración natural perteneciente a la generación del 93 y ubicado en los GT3, se hizo con la victoria en la espinosa cita de Jerez. La temporada se saldaba con alguna que otra actuación esporádica de los 993 Supercup que, por suerte, dejaban algunas pinceladas de color para adornar la grisácea actuación de los GT2.

hhp-gm996-1.jpg

Porsche 996 GT3 1999.

A pesar de que Porsche no quiso estimular la competición posicionando alguno de sus últimos GT3R, serían los recientes 996 GT3 quienes terminaran por desvelar su trato de favor en el desarrollo de aquella temporada. De hecho, con sus 3.6 litros de aspiración natural, en las últimas citas estos rodaron casi tan rápido como los GT2 sobrealimentados por partida doble. Valga la redundancia de los problemas mecánicos de estos, que tampoco servía como pretexto para mermar méritos al novicio 996.

 

Bibliografía: Campeonato de España de GT 1999.

También te puede interesar