Home Actualidad BMW 320si e90. Un 4 cilindros muy especial que poca gente conoce.

BMW 320si e90. Un 4 cilindros muy especial que poca gente conoce.

written by Héctor Jáñez 29 abril, 2017
BMW 320si e90. Un 4 cilindros muy especial que poca gente conoce.

 

En 1978 la Serie 3 de BMW con código interno E21, brillaba en el segmento D gracias a sus capacidades, lujo y prestación, y fue en ese mismo año cuando la marca bávara comenzó a sustituir sus motores de cuatro cilindros por los de seis. Este revulsivo cambio se realizó desde las versiones 320i en adelante, aislando casos excepcionales como el del M3 e30 de 1986/1992, que incorporó un bloque de cuatro cilindros en línea a pesar de ser la versión más prolifera de su generación. En 2005 la división Motorsport decidió romper con una larga tradición de 6 cilindros, para volver a hacer recurso de los fructíferos motores de cuatro cilindros en todas las versiones 320i. Aquel cambio mecánico afectó a las carrocerías e90, e91 y e92, que como bien sabemos corresponden a berlina, touring y coupe. Os preguntaréis el por qué de estos matices a la hora de hablar de una versión teóricamente actual.. BMW dejó de equipar sus equilibrados motores de 6 cilindros en línea en ciertas versiones, debido a sus intenciones de comprometerse a fondo con la participación regular en las diferentes competiciones de turismos.

 

BMW_320si_364-1024

 

Durante la década de los 90, en los diferentes campeonatos de turismos la FIA ya incorporaba diversas restricciones en cuanto a mecánicas y desarrollo de la categoría Super 2000. Debido a estas normas, BMW tuvo que adaptar el motor de cuatro cilindros de su 318i a una cilindrada de 2,0 litros, ya que el motor original de su 320i (e36) al llevar seis cilindros, no era apto. Posteriormente, se utilizaría el prolífico 4 cilindros en línea de la edición especial 320is e30. Tantos cambios y decisiones provocaron mayores inversiones de trabajo, sin contar con los inevitables quebraderos de cabeza, sobretodo si nos empapamos en ámbitos de ingeniería. En cualquier caso, BMW decidió volver a montar motores de cuatro cilindros para sus versiones de 2,0 litros, algo más que lógico y justificado.

Otro dato a tener en cuenta, es que las versiones 320i no eran precisamente las más demandadas por entonces, y que anteriormente en las versiones e36 y e46, con la equipación del bloque de seis cilindros, su relación consumo/potencia era más bien mediocre, por no hablar de entrega y recuperaciones..

 


Si veis algún 320i de 2005 en adelante, que no os engañen, ninguno monta motor de seis cilindros. Si somos medianamente hábiles, solo con su sonido lo deduciremos.


 

2592-5

 

Una vez lanzados los nuevos motores de cuatro cilindros en las gamas e9X, surgían más exigencias por parte de la FIA. La marca necesitaba que su versión de acceso a la WTCC tuviese 2.500 unidades fabricadas y puestas a disposición del público un año antes de la inscripción. Es ahí cuando entra en escena nuestro protagonista.

 


A pesar de que era un coche optimizado para la competición, el 320si conseguía un consumo mixto de 8,9 litros cada 100 Km.


 

Una obligada edición limitada de 2.600 unidades partía del bloque base de 4 cilindros del 320i, pero con diversas modificaciones en su haber. Por supuesto, se mantenía la cilindrada de 2,0 litros, pero en la planta de Landshut de BMW, la culata fue completamente desarrollada desde cero utilizando para su fundición materiales idénticos a los de la Fórmula 1. Los conductos de admisión y las cámaras de combustión se procesaron con tal precisión, que cada milímetro de trabajo iba informatizado. Válvulas de mayor diámetro y bridas de admisión fueron modificadas para conseguir una relación óptima en la mezcla de aire/gasolina, así como el cableado y las bujías se sustituyeron para asegurar un buen proceso de combustión. La relación de compresión fue elevada de 10.5 a 11.00:1, lo que también colaboró en un aumento sustancial de potencia. Por consiguiente, se procedió a extirpar el sistema de distribución valvetronic (doble VANOS) para así facilitar regímenes de giro mucho más elevados.

Tan efectivas fueron todas las modificaciones intervenidas, que el bautizado 320si entregaba su máxima potencia a 7.000 revoluciones y podía seguir girando hasta las 7.300. Había nacido la herramienta perfecta para un campeonato de turismos.

 

BMW-320si_E90_WTCC-2006-1024-04

 

Como sabemos, la refrigeración es un factor importantísimo en cualquier tipo de mecánica en la que haya fricción entre materiales, pero si esta va a ser utilizada en competición, hay que hacer especial hincapié en su optimización. Para ello, los ingenieros de Motorsport se centraron en adaptar un flujo de refrigerante optimizado, mediante grandes secciones transversales en la culata, incorporando a su vez el radiador de los modelos de seis cilindros.

 


El evolucionado motor de 4 cilindros solo se ofreció en la carrocería sedan con motivo de la normativa del campeonato de turismos. 


 

Son muchos los detalles curiosos que nos ofrece el 320si, como su tapa de balancines fabricada en fibra de carbono en colaboración con la báscula. Este y otros detalles, reducen el peso total del conjunto hasta en 10kg con respecto a un 320i estándar. Gracias en parte a elementos como su caja de seis velocidades, el 320si arroja un peso en vacío de 1350kg, y consigue hacer el 0 a 100Km/h en tan solo 8 segundos, para lograr una velocidad máxima de 225km/h. Por fin, un exótico sedan bávaro cumplía con las normativas de la Euro 4 y a su vez presentaba todas las características para ser inscrito den la WTCC.

 

BMW-320si-Sedan-E90-2006-Design-Interior-Exterior-Car-6


El 320is ofrece 175cv de potencia, una caja manual de seis velocidades y un peso final de 1350kg. Logra hacer el 0 a 100Km/h en solo 8 segundos alcanzando una velocidad máxima de 225km/h.


 

Este modelo tan desconocido, además de todas las modificaciones mecánicas que hemos citado, salía del concesionario con una suspensión deportiva firmada por Motorsport, un kit aerodinámico M que incluía modificaciones exclusivas en las entradas de su paragolpes delantero y su difusor trasero, asientos específicos, y un volante deportivo M de cuero, a juego con las molduras laterales de las puertas, también firmadas con los colores de la división alemana. La versión se redondeaba con unas llantas de 18 pulgadas que lucen el grabado BMW Motorsport.

Si alguna vez tienes la suerte de leer las siglas 320si en la parte trasera de un e90, recuerda que no es un 320 cualquiera. ¡Puede darte un buen susto!

También te puede interesar