Home Competición Lo llamaban Flecha Plateada. Mercedes-Benz 450 SLC AMG 1978.

Lo llamaban Flecha Plateada. Mercedes-Benz 450 SLC AMG 1978.

written by Héctor Jáñez 2 mayo, 2018
Lo llamaban Flecha Plateada. Mercedes-Benz 450 SLC AMG 1978.

La historia de AMG está cuanto menos apoderada por un halo arcano. Más en concreto, son las propias intenciones y prácticas confidenciales de la compañía natural del viejo molino de Burgstall, las que siempre han dejado vestigios de inquietud en los seguidores más acérrimos de este consorcio teutón. Largo tiempo atrás, estos ensayos, aún al margen de la oficialidad de Mercedes-Benz, se convirtieron en un ejemplo de la automoción, en líderes pintados de negro satinado, cuyo rendimiento era la envidia del viejo continente. La crisis del petróleo entre otras, provocó la caída de muchos de estos gigantes, y en aquel desplome se vio incluida la actividad de AMG. Solo de forma esporádica, la firma presentaba algunos proyectos destinados a la competición. El 450 SLC de 1978 fue uno de ellos.

15282317706_ca0a1d6d8e_b-e1525071385168.jpg

En esta relación de causas perfectas se interponía Hans Heyer y sus elitistas y mayúsculas a partes iguales, dotes de conducción. También lo hacía un portento de larga y dorada cabellera, llamado Clemens Schickentanz. Entre una cosa y la otra se moldeaba un trío —incluyendo la maquinaria— casi imposible de prosperar. Y es que si nos remontamos a tiempos pretéritos, ambos a dos reconocidos pilotos alemanes, tenían ya en común la usanza de un artefacto de etiqueta Daimler. Todos reconocemos sin titubeos al Rote Sau: el Cerdo Rojo de 1971, porque es en la cabina de aquel monstruoso panzer alemán, donde las dos celebridades ya citadas coincidieron por vez primera. 

El Mercedes del que hablamos hoy, es una autentica beldad que luce de forma intachable el plateado. Lo sé. Pero para empezar a contar su historia es necesario retroceder hasta 1978, año en que la firma alemana junto a AMG, se inscribía en el Campeonato Europeo de Turismos (ETCC) con un único, novicio y exclusivo 450 SLC.


Hans Heyer y Clemens Schickentanz habían sido sendos capitanes del Rote Sau en la irrepetible cita de las 24 horas de Spa-Francorchamps datada en 1971.


amg-40-1980-mercedes-450-slc-amg

Este valor plateado de dos puertas, fue recogido bajo el paraguas del Grupo 2, donde debía enfrentarse a maquinaria pesada del nivel de los BMW 3.0 CSL, los Ford Escort MKII de Zakspeed o los Alfasud Sprint de Gleich. Tarea espinosa cuanto menos. Además, Mercedes no daba puntada sin hilo, por lo que la coyuntura sugerida por las carreras, por y para un modelo teóricamente complejo de instalar en una economía resentida por la crisis, era el equivalente a la jugada de los dos pájaros y un solo tiro.

De acuerdo con las normativas del Grupo 2, la dieta de AMG asentaba el peso del deportivo en 1220 kg. Estos números acusan al aparato en cuestión de cierta pesadez, en lo que a conclusiones competitivas respecta. Pero si somos conscientes de la fecha en que data el producto y de que con respecto a su versión de calle, el preparador lograba recortar más de 450 kg nada menos, lo mínimo es quitarnos el sombrero.

MB Typ 450 SLC 5.0 Liter, Einspritzmotor

La mole de hierro que encabeza estas líneas contenía la gerencia absolutista para que la flecha plateada cobrara vida. Sin marañas de cables de por medio y sin complejas unidades de control. Mecánica pura y dura, materia prima de la buena; de la de antes. De toda la exuberante familia V8 de la que presume el fabricante alemán, este correspondía a la jerarquía M117: motores de 8 cilindros dispuestos en una V de 90º, con un solo árbol de levas en cabeza y dos válvulas por cilindro. Eso sí, por entonces Mercedes-Benz ya venía trabajando con la inyección de combustible, una BOSCH Jetronic para esta oferta en concreto, cuyo principal rumbo se había trazado en dirección a los Estados Unidos.


El plateado, el negro y el azul fue el uniforme oficial de esta beldad. Su color y su estilizada cintura coupé le indemnizaron con el apodo: ‘flecha de plata’.


Durante las rutinas pretéritas, AMG había utilizado los musculosos motores de 5.2 litros e incluso los de 5.4, sin embargo, en esta ocasión la división pareció intentar recatar la naturaleza creciente de estos, confiando en el cubicaje estándar de 4.5 litros que presentaba el W107 350 en su forma natural destinada en USA. La potencia por el contrario, incrementaba de los 217 cv iniciales, hasta unos ávidos 375 cv a 6.550 rpm.

Pero atención. En un conglomerado de un talento entonces casi sin precedente, de inusitada belleza física y conceptual, se ‘escondía‘ un terrible lastre. Tan terrible como inevitable era aquel error, que a vista de sentencia, justo es liberar a AMG de toda culpabilidad, no en cambio así a Mercedes-Benz. Resulta que, al no estar homologada en catálogo la transmisión manual de 5 relaciones que se pretendía acoplar en el coche de carreras, este se vio obligado a mantener la insulsa caja automática de tres velocidades que Mercedes se limitó a ofrecer en su día a los clientes. Un ‘Face Palm’ en toda regla.

Dejando de lado el gran resbalón de la caja de cambios, la llegada del 450 SLC AMG, entre ejércitos de enormes berlinas y gigantescos y atestados trailers, todos ellos imprimidos con la estrella de tres puntas, el plateado coupé de carreras aportaba ese repique exótico. Pronunciadamente calzado, por cortesía de BBS, con aquellos pasos de rueda ensanchados y sus ópticas disimuladas que, parecían profundizar más aún en su enigmática esencia, el coupé se elevaba sobre una pose de bizarría bastante más intimidatoria que la de los Alpina, por poner un ejemplo.

maxresdefault

El coche se hizo con las 6 Horas de Nürburgring en la campaña de 1980. Entonces, Schickentanz y su excelsa cabellera dorada compartían camarote con Jörg Denzel, en una victoria tanto compleja como impar, ya que fue la única que se anotó en el palmarés de la flecha plateada.

El W107 también fue inscrito en otras disciplinas no menos complejas, como los rallyes, e incluso el Dakar. Es ahí donde quizás adquirió más protagonismo, simplemente por haber destinado los alemanes, una cantidad más generosa de unidades para el desempeño de la arenosa disciplina. Pero la historia de estos, mejor la posponemos para otra ocasión.

 

Fuentes: classicdriver

 

 

También te puede interesar