Home Competición El prototipo que rompió todos los esquemas. Renault Espace F1 1995.