Home Actualidad Alfa Romeo Disco Volante. La supremacía de la belleza.

Alfa Romeo Disco Volante. La supremacía de la belleza.

written by Héctor Jáñez 10 julio, 2017
Alfa Romeo Disco Volante. La supremacía de la belleza.

Una imagen vale más que mil palabras. No hay mejor formar de resumir brevemente la belleza que caracteriza a este deportivo. Pero no vayamos tan rápido. Para empezar a hablar de este evolucionado Disco Volante, debemos evocar al Alfa Romeo 8C Competizione, sin duda uno de los deportivos más esbeltos y elegantes que se han producido en los últimos años. Gracias al propio ADN del deportivo del Biscione y al talento del ilustre carrocero italiano Carrozzeria Touring Superleggera, el mundo pudo rendirse ante una de las figuras sobre ruedas más hermosas, en mi opinión, que se han dibujado nunca.

DVOLANTE-AUTOLOGIA-1

Irradia fuerza por los cuatro costados. Dinámica y soberbia. Cada centímetro fluye con suavidad sobre los distintos episodios de este deportivo, y es normal, cuando el talento sale del lápiz de un carrocero con una amplia experiencia, que además, siempre estuvo ligada a los del Biscione. Esta compañía presume de un currículum que contiene auténticas piezas de colección, inspiradas en los Alfa Romeo más carismáticos de los años 50.

La transformación de rey a Dios era laboriosa. Se requerían de 4.000 horas de trabajo artesanal para completar esta metamorfosis.

Carrozzeria Touring Superleggera con intenciones de homenajear merecidamente a una de sus creaciones más ilustres, el Alfa Romeo 1900 C52 Disco Volante, sedujo sin consideración a la directiva del Biscione que sin pensarlo, dio luz verde a la sabrosa proposición. Inicialmente para muchos seguidores de la marca, corromper las líneas de los escasos 500 8C Competizione que se fabricaron en su día, sería una blasfemia. No obstante, estoy seguro de que con los resultados conseguidos, el carrocero italiano saldría absuelto de toda culpa, sea cual fuere el magistrado del motor que lo juzgase.

Alfa_Romeo-Disco_Volante_Tourin_mp54_pic_142584

Con el consenso cimentado, la producción del nuevo carrozado deportivo se realizaría de forma artesanal y bajo pedido del cliente a Touring Superleggera. El nuevo Alfa Romeo Disco volante sería otra de esas piezas de colección que narraría la historia en los museos de la automoción. La limitación a la que estaba sometida su producción le llevo a convertirse prematuramente en una clara evocación del clasicismo. Debía representar los rasgos y el potencial de sus antepasados más ilustres mediante una metamorfosis que se demoraba seis meses nada menos. Los principales ingredientes de la carrocería eran el aluminio y la fibra de carbono. El techo era de cristal oscurecido.

El Alfa Romeo C52 Disco Volante era un deportivo que despuntó por cualidades como un reducido peso y una lograda aerodinámica.

Sus líneas, esposadas al minimalísmo, dejaban lugar al espectacular propulsor V8 delantero central de 4,7 litros, 450 cv y 480 Nm. Un italiano de pura cepa, y como se suele decir en el país de bota: Come il cacio sui maccheroni. Es curioso, pero el conjunto prevalecía invariable en cuanto a mecánica con respecto al Alfa 8C Competizione. Aunque si algo funciona ¿por qué cambiarlo?

orig_12406

El hecho de que su V8 prevaleciese inalterado, no cambiaba nada. Esta mecánica tiene su propio predigrí y es una de las mejores credenciales para cualquier italiano que la porte. Utilizado por Maserati en varios de sus modelos y fabricado en Maranello por Ferrari, el V8 del Disco Volante ya había sido optimizado, una vez más, por Alfa Romeo cuando se alojó en el 8C Competizione. Se asocia al mismo cambio secuencial con levas tras el volante y no sería objeto de estudio para los talleres que requisieran repararlo. Era un conocido propulsor.

Además de una elegancia sin igual, el sonido del V8 con ADN Ferrari, tiene una de las voces más bellas del segmento.

A principios del año pasado, Alfa Romeo volvía a poner las emociones a flor de piel, cuando presentó un Disco Volante Spider. La exclusividad del deportivo se reduciría a sólo 7 unidades. Todas ellas construidas a mano. Nada personificaba de forma más intensa el legado de los carroceros italianos de los años 50. Es un hecho que los Alfa Romeo clásicos son la debilidad de cualquier amante del motor y por eso, saben como ganarse a su público a través de exquisiteces de este nivel.

También te puede interesar