Home Competición BMW M3 GTR Strassenversion. El M3 más raro y exclusivo jamás fabricado.

BMW M3 GTR Strassenversion. El M3 más raro y exclusivo jamás fabricado.

written by Héctor Jáñez 11 agosto, 2017
BMW M3 GTR Strassenversion. El M3 más raro y exclusivo jamás fabricado.

El nacimiento del BMW M3 e46 no solo supuso un importante salto tecnológico para la marca, si no que simultáneamente la división Motorsport se coronó con la producción de uno de los modelos más codiciados de su currículo. La tercera entrega de la saga M3 dio lugar a algunas versiones exclusivas, una metodología que ya venía sucediéndose en sus anteriores generaciones. En 2003 BMW nos deleitó con el alucinante M3 CSL, un deportivo específicamente mejorado, con más potencia, menos peso y una tirada muy limitada que no alcanzaba las 1.400 unidades. Menos conocido y no por ello menos importante fue el BMW M3 GTR, una versión aún más exótica, de aquellas que llegaban al mundo motivadas únicamente por las homologaciones para las carreras. Es sabido que estas unidades llegan bajo el paraguas de la competición y por ello, son las más impresionantes en lo que a vehículos de calle se refiere.

BMW-M3-GTR-Road-version-1900x1200-images-05Para meternos de lleno en la historia del M3 GTR debemos retroceder hasta el año 2001. BMW se regocijaba en elogios con el lanzamiento del M3 e46 y con un buen producto en las calles, las pretensiones de posicionarse en las carreras de turismos afloraban de nuevo. El nuevo M3 propiciaba el inicio de un programa de competición para pugnar en las categorías GT de los Estados Unidos. Cuando apareció en el mercado, aquel M3 e46 iba sobrado de motor y potencial, pero la cosa se tornaba diferente al introducirlo en la competición. Los inexpugnables Porsche 911 y sus motores de 6 cilindros opuestos, presentaban una estructura y cilindrada similar a la de los M3, pero la obligación del uso de una brida de admisión equivalente frustraba todas las alternativas del M3.


Por aquel entonces, BMW montaba el esplendido 6 cilindros en línea de 3,2 litros, el cual no era adecuado para competir con los imbatibles Porsche 911 y sus ilustres flat six. 


BMW Motorsport ha demostrado un sin fin de veces que sabe como actuar bajo presión y en esta ocasión, tiró de su hemeroteca tecnológica particular para concebir un propulsor V8 de 4,0 litros, bautizado como P60B40. Era un motor completamente nuevo, que se inspiraba en el V10 con el que los bávaros estaban compitiendo en la Fórmula 1. Una vez desarrollado el proyecto definitivo, el M3 ahora era más potente, su V8 era 12 kilos más ligero que el 6 cilindros original y el conjunto presumía de un mejor centro de gravedad.

BMW-M3-GTR-Road-version-1900x1200-images-15Al presentar un vehículo cuyo motor de fábrica había sido extirpado y sustituido, BMW se vio obligada a fabricar cierto número de unidades de calle para poder homologar su M3 GTR a la competición. Por sorprendente que parezca, las normativas sólo exigieron la producción de 10 unidades de calle del modelo, con la condición de que se pusiesen a la venta en dos continentes diferentes y en un intervalo de tiempo que no superara el año tras inscribirse en la competición. Gracias a aquel compromiso pudimos disfrutar de un productio conocido como BMW M3 GTR Strassenversion. Pero su historia no es tan sencilla, seguidme.


El BMW M3 GTR llegaba al mercado como el primer M3 en montar un motor con más de 6 cilindros. Era 35 kilos más ligero que el CSL y se convirtió en uno de los modelos más exclusivos del nuevo siglo.


Tuvo un éxito rotundo. A pesar de ser una minoría en las parrillas, no se amedrentó frente a toda la tropa de 911 que había tiranizado la competición durante los últimos años. No pudo participar en todas las pruebas de la temporada, pero se hizo con 6 de las 8 carreras de su agenda y además se sumó 5 poles, más el campeonato de marcas y de pilotos.

BMW-M3-GTR-Road-version-1900x1200-images-10Para las exclusivas unidades de calle el principal aditamento fue la fibra de carbono, procurándole al hormonado coupé un peso final de 1.350 kilos. La individualización estaba latente en todas las partes de aquella carrocería color Titanium Silver. Su kit aerodinámico incluía unos nuevos y agresivos paragolpes, un capó empachado de entradas de aire y un spoiler trasero de fibra de carbono. Mantenía las llantas de 19 pulgadas de su arquetipo el M3 y su optimizada suspensión le posicionaba a escasos centímetros del asfalto. Al contrario que en el M3 estándar, el apartado interior no hacia concesiones al lujo. El interior de su cabina se impregnaba de una atmósfera radical, con una equipación que bien podría ser digna de un 318i de la época. Unos backets conformaban las dos únicas plazas del coupé ya que las traseras habían sido extirpadas. Todo se centraba en recortar unos kilos más.


Aunque es una locución que ya han asociado a otras de sus creaciones, cuando se desarrollo el BMW M3 GTR Strassenversion, la marca lo definió como la verdadera máquina de conducción definitiva.


Este M3 es el único que presume de un historial cien por cien deportivo. En su vano motor se alojaba el poderoso V8 fabricado por Motorsport exclusivamente para la competición. Aunque era un versión más descafeinada que el M3 GTR que se posicionaba en las parrillas (aproximadamente 100 cv menos) arrojaba un potencial de 350 cv a 7.250 rpm. No hay que olvidar el excelente trato que recibió su bastidor. Nuevo esquema de suspensiones, un equipo de frenos de ensueño, estabilizadoras.. Solo tenéis que dar rienda suelta a vuestra imaginación.

BMW-M3-GTR-Road-version-1900x1200-images-04En principio la marca decidió tasar las teóricas 10 unidades que se produjeron en 250.000 euros. Una cifra tremendamente desorbitada si tenemos en cuenta que superaba la de algunos de los Ferrari más exclusivos de aquella época. Desde su nacimiento, se había convertido en un objeto de colección y en el M más raro y exclusivo que la división Motorsport había gestado hasta la fecha. Incluso en nuestros días, podría decirse que aquella atribución sigue aún vigente, aunque su historia está plagada de misterio y ciertas coyunturas.

Ningún tipo de contrato, declaración o subasta, constatan que se llegasen a producir o vender aquellas sonadas 10 unidades. Nadie ha reportado nunca haber visto alguna unidad por las calles, ni la prensa confirma tener constancia de ninguna prueba de la época. Los libros de historia sobre las unidades de calle del M3 GTR Strassenversion están en blanco.


Se afirmó durante años que se construyeron 10 unidades, pero actualmente no existen informes que corroboren sus ventas. Tampoco hay conocimiento de ningún tipo de material gráfico en todo Internet que no sean fotos oficiales.


Tras una intensa investigación, la prensa especializada solo ha logrado tener constancia de 4 de las supuestas 10 unidades de calle y todas ellas siguen siendo propiedad de BMW AG. Se sabe que una de ellas se encuentra expuesta en Legends Of Autobahn. La segunda fue exporádicamente expuesta en un concesionario de Dubai, una unidad que misteriosamente lució un cartel de “vendido” durante su estancia en aquel concesionario. La tercera es la que encabeza este artículo y forma parte de las escasas fotos oficiales que proporcionó la marca, y una cuarta que también se muestra en imágenes oficiales y que fue expuesta en Petit Le Mans 2001. ¿Donde está el resto? ¿Por qué BMW no arroja luz sobre lo sucedido con aquellas unidades? También se tiene constancia de que tres de los prototipos originales fueron destruidos, la cuestión es, el porqué que justifique tanto secretismo. En cualquier caso este sigue siendo el M más raro y exclusivo de la historia.

También te puede interesar