Home Competición Citroën ZX Kit Car. 1996

Citroën ZX Kit Car. 1996

written by Héctor Jáñez 16 diciembre, 2020
Citroën ZX Kit Car. 1996

Fue un revulsivo del viejo continente, donde la gran aventura de los compactos deportivos se hallaba en pleno despegue. Citroën necesitaba completar su gama de modelos gestando un compacto del segmento C, que satisficiera tanto a los que el AX les parecía un vehículo insuficiente, como al target de consumidores a los que el BX ya les parecía un coche demasiado burgués, incluso obsoleto. El Citroën ZX fue un emblema dentro Citroën. Su eje trasero autodireccional, un sistema de frenos ABS y una nueva gama de motores multiválvulas de hasta 167 cv de potencia, le convirtieron en un éxito rotundo, con unos cuantos miles de unidades producidas. También contribuyó a ello su estelar intervención en el mundo de los rallys. Es más: fue uno de los pocos modelos europeos cuya intervención profesional tuvo lugar antes que su propia llegada al mercado.

 

Citroën ZX Rally Raid Proto.

 

Antes de ser presentado oficialmente, el Citroën ZX ya se vio tutelado por la novicia división Citroën Sport, entonces liderada por Guy Fréquelin. Aquellas unidades se habían iniciado en el mundo de los raids, y aunque estaban lejos de corresponder técnicamente con los modelos de calle, las semejanzas de su carrocería con los planos originales que diseñó el carrocero Bertone, eran evidentes. El coche tuvo un estreno de ensueño. Las dos unidades que debutaron en la Baja Aragón de 1990 lograron hacerse con los dos primeros puestos, ciertamente gracias a dos conductores de lujo como eran Jacky Ickx y Ari Vatanen. El júbilo del éxito les llevó a enfrentar el París-Dakar durante esa misma campaña, volviendo a acariciar el laurel con otra victoria histórica para la marca. Un año después, en su presentación oficial en el Salón de Ginebra de 1991, la gente de Citroën iba sobrada de argumento para acreditar las cualidades de su nuevo modelo.

 


Bajo el mando de Guy Fréquelin, en 1989 nacía Citroën Sport, iniciando a la marca en los fragosos senderos del Motorsport de los años 90.


 

Innegable es la excelencia de prácticamente todos los actos en los que intervinieron aquellos ZX Rally-Raid, pero la guinda del modelo a mi parecer, llegó bien entrados los años 90.

Precedida por los intereses de la FIA en aquel entonces, se forjó la categoría F2, la cual posibilitó el nacimiento de los legendarios Kit Car. Se trataba de una fórmula que daba cabida en exclusiva a los vehículos con motores atmosféricos de 2.0 litros. Por el contrario, había una amplia permisividad a la hora de ilustrar las mecánicas, sin límites de diámetro ni de carrera, y liberando fragmentos transcendentales como la inyección y sus propios mapas, la admisión o el escape. Se permitía el cambio de bielas y cigüeñal en aras de la fiabilidad, pero se requería una producción mínima de 20 unidades con dichas modificaciones para abastecer a los numerosos equipos privados.

 

 

Estos vehículos fueron creados bajo una legislación bastante racional. Por una vez la FIA tomo uso de conciencia, reduciendo los costes de producción con respecto a los vehículos del Grupo A, permitiendo ingresar a la categoría coches con dos ruedas motrices y cajas de cambios secuenciales. La carrocería del ZX fue construida bajo los estándares originales. El ancho de vías podía incrementarse hasta en 15 centímetros, y los apéndices aerodinámicos, cuyas adaptaciones fueran necesarias para complementar las modificaciones a nivel bastidor, también tenían cierta libertad en cuanto a su diseño. El coche gozaba un equipo de frenos derivado del Grupo A, se alimentaba mediante un sistema de inyección Magneti Marelli 1 AP10 y estaba dotado de una cremallera de asistencia hidráulica.

 


Tanto las tomas de aire como el tamaño de los alerones, estaban limitados en el reglamento. El peso mínimo permitido se fijó en 960 Kg. 


 

El chasis monocasco de acero, consolidado mediante la jaula antivuelco, se conjuntaba con un subchasis delantero elaborado con el mismo material. La hora de la verdad llegaba cuando el bloque XU10 J4D/Z cobraba vida y derramaba sobre el asfalto los 260 cv a 9.000 rpm, impulsando unos escasos 960 Kg. Esta primera hornada de Kit Cars fabricados por Citroën, iban dotados de la versión (RFY) correspondiente a los bloques cuadrados XU, a diferencia de los posteriores Xsara que ya fueron dotados de los RFS (XU10 J4RS). En este caso, se le agenció un diferencial autoblocante mecánico X-Trac tarado al 75%, mientras que la caja de cambios secuencial, también firmada por el especialista británico, contaba con 6 relaciones.

 

 

Hay que reconocer que las versiones Kit Car del ZX no obtuvieron los mismos logros que sus predecesores, los devora desiertos. Aún así, este fue un modelo que sentó cátedra para la prosecución de la carrera de Citroën Sport,  posteriormente interviniendo en la WRC.

Del mismo modo en que la FIA quiso hacer gala de cierta generosidad en los anales de esta fantástica fórmula, tras reconocer el excelente rendimiento de sus integrantes, se emprendieron una serie de lastres que iban desde el aumento de peso, la admisión capada o el uso de catalizador. Es así como otra extraordinaria jerarquía de vehículos de carreras, quedaba sepultada por la ineptitud, el cinismo y el interés personal.

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar