Home Competición Consejos para comprar un coche usado. No te dejes engañar. 

Consejos para comprar un coche usado. No te dejes engañar. 

written by Héctor Jáñez 20 abril, 2017
Consejos para comprar un coche usado. No te dejes engañar. 

Por Héctor Shavershian.

Manipular los kilómetros del coche, o como solemos decir coloquialmente, afeitar el marcador, se ha convertido en todo un arte para los vendedores de ocasión. Desde el origen de los tiempos motorizados ha habido especialistas de este despropósito, que no solo atenta contra las leyes de defensa del consumidor, si no que en cierto modo perturba el mercado, generando una importante animadversión en los clientes potenciales del mercado de ocasión. Normalmente, si hablamos con una gran parte de los profesionales dedicados al negocio de los vehículos de ocasión, negaran en rotundo que este hecho sea un habitual. Muchos de ellos incluso se acogen a que desde la desaparición de los odómetros analógicos ya es imposible la manipulación de los kilómetros, pero lejos de su defensa, no solo es posible en la tecnología actual, si no que aún es más sencillo y habitual que antiguamente.

campa-de-coches

El principal motivo que mueve a afeitar los kilómetros de un vehículo, no es más que incrementar su valor de mercado, y con ello su rápida demanda. De esta manera el vendedor conseguirá darle al coche una salida mucho más eficiente y además, embolsarse una cantidad extra de dinero que no le corresponde. Si a eso le sumamos que en España, por lo general cuando buscamos un coche de segunda mano pretendemos comprar oro a precio de hierro de forma rápida y con total garantía, estamos mostrando cierta ansiedad que es perfectamente oportuna para que el vendedor nos cuele un vehículo maquillado. Esto en parte, también se ha intensificado debido acla masificación formada en torno a los portales de Internet, en los que además, se añaden todos los filtros oportunos que nos dirigen al ‘chollo’ que buscamos. ¿Quien no ha buscado un Audi A4 TDI del 2004, con menos de 200.000 Km y un precio inferior a los 3.000 €?

Si los años y los desgastes más habituales del coche no se corresponden con los kilómetros que refleja, sospecha.

En el momento de barajar las opciones que tenemos en mente, aunque estas sean homónimas, es obvio que el comprador siempre se decantará por la unidad que menos kilómetros refleje en su marcador. Pero debemos saber, que aunque en los tiempos de los odómetros analógicos los kilómetros se rebajaban con un simple taladro, en la actualidad, solo se requiere un programa informático que al final da el mismo resultado: Reducir los kilómetros al gusto del vendedor para engañar al cliente.

0217_0003

Paradójicamente, durante el periodo de los marcadores analógicos era prácticamente imposible detectar la manipulación de estos como tal, o al menos con una total seguridad. En la actualidad, gracias a la minuciosa programación y las evolucionadas conexiones informatizadas de todas las unidades de control, simplemente con acudir a un concesionario oficial, en menos de media hora podrán decirnos si los kilómetros de nuestro vehículo son reales o han sido manipulados.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que existen formas mucho más profesionales de recortar los kilómetros, en las que una sencilla máquina de diagnosis no será suficiente para detectar la estafa. En ese caso deberemos recurrir a los archivos administrativos del vehículo. Es decir, si en un concesionario oficial se abre una orden de trabajo para un vehículo que en ese momento refleja 150.000 kilómetros, y tras examinar la base de datos del mismo, aparece un procedimiento anterior en el que el coche reflejaba 275.000 kilómetros, ya no nos encontramos ante una posible duda, si no ante una clara evidencia.

Si desconfías de los kilómetros de tu coche, no lo dudes, en el taller oficial te pueden solventar la duda.

Es un habitual que ciertos ‘profesionales’ recurran a la operación de afeitar los kilómetros para vender sus vehículos de segunda mano, de hecho, si frecuentamos algunos de los foros más conocidos de nuestro país, nos encontraremos con infinidad de casos. Por eso, en ocasiones, por mucho que probemos y analicemos el vehículo que queremos comprar, no encontraremos indicios de esta maniobra ya que sus vendedores se habrán encargado de que el coche luzca impoluto. En este caso debemos seguir una serie de pistas.

audi-a4-tdi-engine

De acuerdo con los años y el aparente uso del vehículo, inevitablemente, por muy cuidadosos que seamos, aparecen desgastes habituales como pueden ser en los pedales, en el pomo o en los revestimientos de los asientos. Si presenta una serie de kilómetros mucho inferiores a lo que se correspondería con su aspecto y fecha de matriculación, debemos sospechar ipso facto. En estos casos tampoco hay que ser extremista y dar por hecho que la venta no sea factible, si no que debemos salvaguardar nuesteo bolsillo y aferrarnos a la duda.

Lo único que debe imperar a la hora de invertir el dinero que tanto nos cuesta ganar, es el sentido común. ¿Como se debe hacer? En primer lugar, es conveniente recurrir a vendedores profesionales que certifiquen y garanticen el material que venden, y no al primer ‘chollo’ que se nos cruce por delante. Por poner un ejemplo. En el caso de los vehículos comerciales destinados a profesionales, podríamos encontrar furgones de cabina doble del año 2010 con tan solo 20.000 Km. ¡Menudo chollo! pensaremos. ¿Pero que profesional se compraría un furgón de cabina doble para hacer poco más de 2.000 Km al año?

A la hora de reclamar el libro de mantenimiento, es importante constatar que los sellos y las tintas de los bolígrafos no coincidan en intensidad ni color.

Es importante afinar la vista a la hora de analizar nuestra posible compra, y aunque los profesionales ya se las saben todas, debemos intentar ir un paso por delante de ellos. Uno de los factores más importantes de un coche de segunda mano es el libro de mantenimiento. Este documento es tan vital como la propia documentación a la hora de comprar un vehículo usado. Hay quien es más exigente y solo admite que esté sellado en su correspondiente taller oficial, mientras que otros, se conforman con que los datos y mantenimientos del vehículo estén reflejados en las convenientes facturas selladas por diferentes talleres particulares. En cualquier caso, puede que nos llamen desconfiados, pero es mejor asegurar nuestra inversión analizando a fondo el libro de mantenimiento para verificar que los sellos y las tintas de escritura no coincidan en intensidad y color. De ser así, no es de extrañar que también haya sido manipulado, al ser un documento que actualmente ya se reclama de forma habitual.

embrague-4

Debido a la creciente demanda de coches de segunda mano, muchos concesionarios oficiales también se han sumado a este negocio mediante redes de distribución independientes. En estos casos, el propio concesionario tiene la política de entregar un nuevo libro de revisiones en blanco, para que las susodichas se vayan sellando periódicamente. En este caso no debemos conformarnos con dicho libro, ya que no es ni mucho menos un sustituto del libro original que trae el coche al ser matriculado.

Que no te den gato por liebre, en España la ley de la oferta y la demanda es muy relativa, nunca pagues de más por un producto que no lo merece. Se paciente, busca y espera.

En caso de no haber ningún tipo de libro de revisiones, podemos recurrir al histórico del servicio del coche para comprobar que este ha tenido todos los mantenimientos correctos. Aún así, desde hace algunos años, entró en vigor la nueva ley donde quedan registrados los kilómetros del coche cuando pasamos por la ITV, haciendo así más difícil la manipulación de estos. Pero ojo, no estamos exentos de una estafa, ya que esta medida no es tomada en toda Europa, por lo que es en los coches de importación (ahora tan demandados) donde debemos tener especial precaución. 

f7653eb02f4a418e496db1cd80399cab

Otra de las fórmulas a las que recurren los más ‘expertos’ a la hora de analizar un vehículo de segunda mano para constatar sus kilómetros, es al análisis de sus diferentes partes mecánicas. Las suspensiones, la dirección, la transmisión o el sistema de escape, son focos donde se debe prestar especial atención si queremos cerrar un buen trato. Cierto es que estas son piezas que con el tiempo y el uso terminan sufriendo un desgaste que reduce su efectividad, eso es inevitable, no hay que pedirle peras al olmo, pero lo que si que debemos constatar es que ese desgaste se corresponda con la cantidad de kilómetros que refleja el marcador de nuestro objetivo.

Nadie está exento de un fraude, pero el sentido común es el principal arma contra el estafador.

Si recurrimos al análisis de las partes mecánicas también se deben tener en cuenta otros factores. Si nos pretenden vender un vehículo con 70.000 Km, donde podemos distinguir que hay numerosas piezas de nueva facturación, la cosa no va bien. Es decir, nos encontramos con unos colectores inmaculados, las tomas de admisión perfectamente rígidas y a su vez, el asiento y las juntas de las puertas con bastante desgaste. Algo no cuadra. Un coche de ciertos años y X kilómetros presenta unas características inamovibles, y quiero añadir algo más. Puede que esto parezca contradictorio pero tiene su lógica. En muchos de los casos no es conveniente fiarse de los coches que nos muestran con el motor inmaculadamente limpio. Sí, de esos motores en los que podríamos comernos unas sopas. ¿Por qué? Si el motor luce un petroleado a fondo, todos los indicios de fugas y restos de fluidos que tenga quedarán eliminados. Realmente a la hora de comprar un coche, ver un motor con su característica suciedad de uso diario, es mucho más tranquilizador que ver uno completamente maquillado, creerme. Es donde realmente podemos ver el estado más natural del motor, sin disimular sus carencias mediante la limpieza. Si vemos que una toma comienza a resudar aceite, estaremos advertidos de ese defecto y podremos tratarlo o incluso echarnos atrás en la compra por miedo a las represalias, mientras que si el motor está inmaculado, nos iremos a casa con un defecto mecánico y sin su conocimiento.

Dicho esto, también hay que decir que no todos los coches que presenten ciertas partes sustituidas tengan que estar defectuosos o no sean factibles, simplemente que la precaución siempre será un buen aliado a la hora de comprar un coche.

http://www.autogaleria.hu -

Otro dato relevate es centrarse en lo que muchos llaman ‘la ley de la oferta y la demanda‘ ¿Que quiere decir esto en España? Pues es sencillo. Yo por ejemplo tengo un BMW 320d del año 2003, y considero que aunque tenga 14 años y más de 220.000 kilómetros, el hecho de que sea un BMW me otorga argumento suficiente para fijarle un precio de 4.000 €. Nada más disparatado, y debemos tener en cuenta que estos desporpósitos sólo los consentimos en España. Debemos ser muy pacientes y no ceder ante la avaricia del vendedor. Es conveniente seguir buscando el tiempo que sea necesario, porque aunque será difícil, ya que cuando uno comienza la inflacción de precio ya todos van detrás, siempre queda gente con sentido común que sabe lo que tiene y lo que vende. Sólo debemos hacer una comparativa de precios con diferentes países europeos y los de España. Las diferencias son insultantes.

No cedas ante la opresión de precios por mucho que ambiciones un modelo, busca y vuelve a buscar, que al final encontrarás. Observa, prueba, analiza, desconfía si es necesario, y sólo cuando estés completamente seguro de que lo que compras es bueno, da ese apretón de manos.

 

 

También te puede interesar