Home Clásicos 1978 BRM P230. El último de su especie.

1978 BRM P230. El último de su especie.

written by Héctor Jáñez 18 febrero, 2020
1978 BRM P230. El último de su especie.

A pesar de que en infinidad de medios se concluye de forma frecuente que el Owen Racing cesó su actividad deportiva en 1977, existen pruebas fehacientes de que el equipo británico dejó un tentador y a la vez polémico legado posterior a la fecha. Tiempo después, a finales de 1978, en BRM habían comenzado el estudio y la construcción de un nuevo bólido de carreras titulado BRM P230. Era un modelo que singularmente en su composición general, parecía evocar en ciertos aspectos al poético Lotus 79. La ejecución de aquel proyecto había sido motivada hacia la Aurora AFX Formula One series, y a pesar de que el coche jamás llegó a participar, aquel año Neil Bettridge hizo unas cuantas vueltas de shakedown en Donington Park.

Pic-P230-3

1978 había sido un año en el que Teddy Pilette realizó una buena labor a bordo del Stanley-BRM P207B en el Campeonato Aurora AFX, siendo la última vez que un coche de dicho equipo se viese oficialmente activo sobre un circuito. El caso es que una vez finalizada la temporada, Louis Thomas Stanley —presidente de BRM— recibía la orden de construir un nuevo bólido, el anónimo BRM P230. Encabezando el diseño estarían Aubrey Woods, Cyril Maylem y Len Terry, quien había realizado trabajos para Lotus, BRM e incluso Dan Gurney. El propio Neil corroboraba que fue su padre quien financió la construcción del chasis en la factoría CTG de Cyril de Hampshire, ya que BRM se hallaba como equipo en las últimas y por consiguiente, sin liquidez alguna para tales prácticas.


Tras una serie de pruebas no muy factibles, el monoplaza fue desmantelado.


Tras conocerse el inicio del proyecto, todas las vistas se habían centrado en la posible resurrección del BRM para el Campeonato Aurora F1 de 1979. Así pues, la prensa comenzaba a sustentar el conocimiento de un nuevo vehículo que técnicamente, se había inspirado en algunos de los planteamientos que conformaban el Lotus 79.

Una vez concluido su aparición estelar se trazó mediante la indumentaria patria, con el elegante British Green Racing que se aderezaba mediante unas gruesas líneas blancas que atravesaban el monoplaza transversalmente. Digamos que mecánicamente no presentaba precisamente ninguna primicia, el monocasco de aluminio portaba el motor V12 BRM P202 de 3.0 litros y unos neumáticos Goodyear, y es que a decir verdad, tampoco había para mucho más.

2D5BAF3730285BAAAA95245BAA9D35

Los 480 cv a 11.500 rpm no bastaron para que las pruebas realizadas salieran como se esperaba. Fue precisamente la mecánica quien echaría por tierra el proyecto, cuando apenas rodadas unas vueltas durante el shakedown, trazando las curvas de Craner, se doblaban los brazos de los balancines superiores. Carente de todo entusiasmo Neil se retiraba de Donington Park y el proyecto parecía haber llegado a su fin.

Tras el fatídico espectáculo el monoplaza fue trasladado al garaje del padre de Neil Bettridge, quien con total convicción desmanteló el motor y la caja de cambios para reportarlos de vuelta a Bourne, ya que estos eran propiedad de BRM. Por contrapuesto, decidió que el chasis permanecería en su poder ya que el equipo británico aún no había abonado los costes de producción del mismo. Las discordancias desembocaron en un pleito entre Bettridge y Stanley para pugnar por el chasis del BRM P230. Finalmente llegaron a un acuerdo y el material regresó a Bourne junto con el resto de sus componentes, hasta que en los años 80 fue adquirido por Hepworth International para competir en la Can-Am de los Estados Unidos. Una vez allí, re-armado bajo las especificaciones estadounidenses, Danny O Sullivan se empotraba contra una pared durante uno de los test, volviendo a relegar a nuestra rara avis a una inconcebible retirada. Unos años después, ya invadido por el polvo y los recuerdos, el conjunto regresó al Reino Unido donde fue reconstruido y utilizado en el Festival de Goodwood 2017. Allí por fin, libre de controversias, rodó libre tras haber soportado décadas de polvo, misterio, anécdotas y contratiempos.

30311224295_77a62aedfd_b

 

 

Fuente: unracedf1.

También te puede interesar