Home Clásicos Motores Perkins, un paladín del diésel marcado por un error inverosímil.

Motores Perkins, un paladín del diésel marcado por un error inverosímil.

written by Héctor Jáñez 8 octubre, 2017
Motores Perkins, un paladín del diésel marcado por un error inverosímil.

Por Héctor Shavershian.

Antes de que se centralizaran en maquinaria agrícola, los motores ingleses Perkins fueron durante casi dos décadas, un referente de la prestación y el bajo consumo. No obstante, las reposiciones para los vehículos de gasolina del parque automovilístico de las décadas de 1950 y 1960, fueron prácticamente suministradas en su totalidad por la compañía fundada por Frank Perkins y Charles Chapman.

perkins-in-chrysler

Uno de los debates, convertido ya en un acentuado clásico de la época, fue la falta de registro de las patentes que la compañía inglesa ignoró durante el origen de sus producciones. Por entonces, la industria española Barreiros, muy hábilmente, aprovecho la coyuntura para emular las mecánicas inglesas hasta tal punto, que prácticamente el 95% de las piezas eran intercambiables entre ambas producciones. Perkins no tuvo más remedio que aguantar el tirón y permanecer impasible ante el plagio de su tecnología, ya que tras su inadmisible error no disponía de la cobertura legal necesaria para tomar medidas legales.


Increíble pero cierto. La incompetencia por parte de Perkins al no registrar las patentes de sus motores, provocó que Barreiros aprovechase su trabajo tecnológico para lucrase a su costa.


Pronto llegó la redención, y Perkins no tuvo más remedio que acogerse a la única alternativa que le quedaba: fabricar en España. Aquel fue el nacimiento de Perkins Hispania, una empresa que comenzaría a producir mecánicas en la capital madrileña. Pero no todo fue drama para la compañía inglesa. Con el fin del modelo autárquico y la llegada del Plan de Estabilización, se liberalizan las importaciones y se posibilita la entrada de capital extranjero, mejorando toda la infraestructura técnica y fomentando los cambios necesarios para la apertura a los mercados exteriores. Todo ello se traducía en una gran demanda del transporte y con ello, la aparición de varias fábricas de camiones medios y ligeros, como FADISA, Avia, Rubel, Borgward, NAZAR etc, todos ellos equipados con motores procedentes de Perkins Hispania en sus versiones originales.

wi6832a

Ya bien entrados los años 60, Massey Ferguson se hace con el 32% de Motor Ibérica, propietaria a su vez de Perkins; una asociación en la que se incorporaron importantes primicias técnicas, lo suficientemente evolucionadas como para otorgar a los vehículos Ebro la competitividad necesaria para jugar a nivel europeo. Aquella fusión trajo como consecuencia la absorción de diferentes empresas por parte de Motor Ibérica, entre las que se encontraba, por supuesto, Perkins Hispania. Junto con la compañía inglesa cayó el fabricante de vehículos Avia AISA (Aeronáutica Industrial S.A) y la empresa paralela de producción de vehículos diésel FADISA (Fabricación de Automóviles Diésel, S.A.) Una vez formalizado el complejo consorcio, las instalaciones madrileñas quedaron relegadas al polo productivo de motores diésel que, por entonces, continuaron con su propio desarrollo.

También te puede interesar