Home Clásicos 1998 Citroën XM Multimedia.

1998 Citroën XM Multimedia.

written by Héctor Jáñez 2 febrero, 2019
1998 Citroën XM Multimedia.

Siempre es un placer regresar un buen puñado de años atrás y deleitarse con la época en la que Citroën era una firma innovadora, arriesgada, y por qué no decirlo, extravagante. De hecho, este viene siendo desde hace mucho tiempo mi billete de viaje más recurrente. Encabezando el epicentro noventero de las berlinas de tracción delantera, se recrea el XM. Un futurista empedernido de prominentes y angulosos trazos, que agrupaba las mejores soluciones técnicas de los de Vélizy. La suspensión inteligente Activa o la dirección asistida DIRAVI entre otras, dejaron constancia de ello.

Cierto es que el ejemplo que nos ocupa no hacía demasiadas concesiones a la deportividad. A cambio, sí fue un proyecto entendido para que pudiese rodar confortablemente a velocidades de 200 Km/h, entonces virtud solo de las corporaciones alemanas y de módicas excepciones británicas. Pero hablar largo y tendido sobre la íntegra gestación de este prodigio lo dejaremos para otra ocasión. La cita que nos ocupa se centra en el adalid, la versión titulada Multimedia que fue presentada en el Salón de París de 1998.

multimedia-4

El mastodonte inmortalizado sobre estas líneas es un antepasado tecnológico de lo que actualmente disfrutamos en los habitáculos de nuestros turismos. Y es que la conectividad ligada a los numerosos sistemas de infoentretenimiento de vanguardia, ya se venía proponiendo en la cabina del XM. De hecho, importantes compañías como Microsoft, Intel o Capgemini vinieron realizando algunas prácticas de trabajo junto a la firma francesa. Lo corroboran otras unidades de la familia como el Xsara Auto PC, cuyo modelo traía el Microsoft Windows CE 2.0 integrado en su sistema.

El caso es que el XM Multimedia —ya con unos años a sus espaldas— se revindicó como una berlina de lujo con posibilidades profesionales. Ejecutivos y hombres de negocios de agendas abarrotadas, cuya imperiosa necesidad era la de exprimir cada minuto de la jornada, se podían permitir el uso de este Citroën cual complejo despacho además del pertinente medio de transporte.


Creo en la afirmación de que el Citroën XM Multimedia fue el germen de los sistemas informáticos vinculados al automóvil.


multimedia-7

Dentro de la tecnológica esfera de este descendiente directo del ‘Tiburón‘, se podían desglosar dos secciones: la primera fue manufacturada por Magneti Marelli, y constaba de un sistema de navegación controlado por voz denominado Route Planner. Este iba integrado sobre el segundo, un completo ordenador funcional disponible para los pasajeros traseros que contaba con acceso a Internet, televisión y línea telefónica. El sistema se vinculaba con sus pasajeros mediante una pantalla LCD incorporada y un teclado inalámbrico que funcionaba mediante infrarrojos. Lo sorprendente es que aquella vetusta pantalla —recordad, estamos en 1998— ya permitía operar de manera táctil.

Como esta era una berlina de altos vuelos, no podía ser de otra forma que su mecánica partiese del V6 de 3.0 litros manufacturado por el Grupo PSA junto a Renault. Un honorable sustituto del prolifero PRV. Eran 194 cv a 5.550 rpm, ligados a una caja de cambios automática de control electrónico.


El conjunto, hoy en día muy desconocido y subestimado, albergaba en su elaboración ingredientes de Microsoft, Capgemini, SAGEM, France Telecom, Intel o Magneti Marelli.


multimedia-8

Lo mejor de este producto, además de todo lo ya mencionado, fue su exclusividad, ya que su ensamblaje se limitó a 50 unidades. Todas ellas fueron coloreadas en rouge d’enfer —Rojo Ardiente— y sus interiores hacían honores al resto con una mixtura de cuero y alcántara.

Y esta era la Citroën de entonces. Una firma que arriesgaba, que optaba por la construcción de vehículos de altas aspiraciones. La Citroën que pretendía el ambicioso transporte de grandes personalidades, de altos cargos y que además, podía dejar a estos fascinados a pesar de llevasen años tratando con el fastuoso cuero alemán. Qué bonito es el recuerdo, mas cuando utilizamos nuestro Bluetooth, el GPS o nuestras pantallas táctiles para cambiar de emisora, en 1998 fue Citroën uno de los pocos que invirtió en toda esta tecnología actualmente materializada. Y es por eso que tengo al XM como uno de los tomos trascendentales de historia del automóvil.

multimedia-2

Como todo restringido, el desenlace de las 50 unidades terminó empapado en controversia. Se sabe que muchas de aquellas unidades fueron utilizadas como vehículos de prensa, de exhibición o como estímulo de concesionarios. El caso es que nadando en algunas fuentes, se afirma que el resto de unidades fueron vendidas como vehículos de oportunidad, eso sí, previamente se les extirpaba todo el sistema informático. Los motivos bien eran por prevención a que el resto de firmas imitaran una tecnología tan sofisticada en la época, o bien por el efecto marca, el cual suponía un lastre para Citroën ya que en su capó no lucía un emblema alemán, inglés o italiano. Se dice que las unidades fueron desprovistas incluso del los anagramas Multimedia, pero que a escasas excepciones se les concedió el privilegio de conservarlos, así como las bandejas de tipo avión e incluso el navegador.

 

Fuentes: xm-ig, citroenet, citronoticias.

También te puede interesar