Home Clásicos Lotus Omega/Carlton. ¡¡Potencia anglosajona!!

Lotus Omega/Carlton. ¡¡Potencia anglosajona!!

written by Héctor Jáñez 15 junio, 2017
Lotus Omega/Carlton. ¡¡Potencia anglosajona!!

Por Héctor Shavershian.

La aparición y éxito del Opel Insignia prácticamente ha enterrado el legado de su antepasado, el Opel Omega, una berlina del segmento E que durante mucho tiempo fue el buque insignia de una Opel que disfrutaba en días de gloria. Y es que el Omega era un coche muy capaz, con varias caras y posibilidades. Compitió en las carreras de turismos pilotado por nada menos que Volker Strycek, quien sería posterior encargado del conocido OPC (Opel Performance Center) y con todo ello, gracias a su equipo de mecánicas de 6 cilindros y propulsión trasera, se permitió hablar de tú a tú con muchos BMW y Mercedes de su época. Lo cierto es que ninguno de estos datos fue decisivo para la coronación del Omega. En 1990, una fusión tecnológica con Lotus gestaría una bestia confinada bajo una transmutada carrocería familiar. Un prodigio que dejaría en jaque a más de un portento teutón.

descarga (1)

Superado el ecuador de los años 80, aunque pareciese mentira, la empresa inglesa Lotus esta inmersa en un gran debate financiero. Para salvar su producción, la compañía fundada por el legendario piloto Colin Chapman, fue vendida al gigante General Motors por la ‘irrisoria’ suma de 33 millones de dólares. Que raro.. General Motors comprando una compañía. Por entonces Mike Kimberly, que ya era un viejo conocido de GM tras haber colaborado en otros proyectos, se encontraba a la cabeza de Lotus. Quizás inspirado por los enormes y potentes cachalotes alemanes que comenzaban a dominar la Autobahn, por su cabeza comenzó a rondar la idea de producir una gran berlina que equipase una mecánica de carreras. En aquella época el Omega era un familiar fresco y exitoso, por lo que Kimberly únicamente tuvo que pedir prestada una de sus carrocerías e introducir dentro el espíritu de Lotus.

El Lotus Omega hoy en día es toda una pieza de colección. Solamente se produjeron 950 unidades, la mayoría en color negro.

Era una época en la que la evolución crecía exponencialmente, la sobrealimentación y los deportes del motor estaban a la orden del día, y General Motors quería dar un golpe en la mesa en el mercado Europeo con claras intenciones de desbancar a los gigantes de BMW y Mercedes. Durante aquellos años el M5 e34 era mucho coche, casi una leyenda. Eso cambiaría muy pronto. La experiencia y tecnología de Lotus en cuanto a propulsores iba más que sobrada, de manera que las prestaciones finales del nuevo Opel estaban bien salvaguardadas.

descarga

El Omega disponía de diversidad de motorizaciones, pero la más prolifera era sin duda el 6 cilindros en línea tan de moda en los años 90. Tomando el motor del Omega 3000 como referencia, el cual ya desarrollaba inicialmente unos respetables 204cv, Lotus consiguió doblar la potencia de este 3.0 litros.

Ya de por sí era un coche muy bestia pero aún así no era difícil incrementar su potencia mucho más allá.. 

En el Lotus Omega, la cilindrada ascendia hasta 3.6 litros, todo el perímetro de su bloque fue reforzado y se montó un nuevo cigüeñal forjado por la propia Opel. Sus pistones forjados fueron producidos por Mahle y curiosamente su culata prevaleció prácticamente inmutable. La guinda del pastel eran los dos turbocompresores Garret T25 en cascada, con un soplado de hasta 0,7 bares a partir de 1500 revoluciones. Su sistema de encendido también fue completamente modificado y su enorme intercooler agua-aire fabricado por Behr, redondeaba un conjunto que se coronaba como el Opel más potente jamás fabricado.

Lotus_Carlton_engine_-_Flickr_-_exfordy

El trabajo que realizó Lotus en el 6 cilindros resultó en 382cv a 5.200 rpm y un bestial par máximo de 567 Nm a tan solo 3.800 rpm. En aquella época ya no había ninguna berlina tan potente como este Opel/Lotus. El BMW M5 había sido destronado.

La explosiva berlina adquirió numerosos nombres. Se le conocía como Lotus Omega, o Lotus Carlton, mientras que en el Reino Unido también se comercializó como Vauxhall.

La potencia había surgido explosivamente, pero ahora era el momento de controlarla. Para transferir eficientemente toda esa cantidad de caballos al eje trasero se equipó una caja de cambios manual de seis relaciones Tremec T56. La misma que equipaba el Chevrolet Corvette ZR-1 en aquella época, además de un diferencial de desplazamiento limitado heredado de los Holden Commodore con motor V8. Por otro lado, AP Racing se encargaría de detener toda esa caballería mediante un equipo de frenos con discos ventilados de 330 mm y pinzas de cuatro pistones para el eje delantero, y discos de 300 mm y pinzas de dos pistones para el eje trasero. Un equipo bastante generoso para aquella época.

opel-omega-lotus-8

Durante su presentación causó un gran impacto en la prensa especializada. Sus prestaciones eran alabadas en cada rincón del globo y en especial, su dinámica suspensión autonivelante heredada del Opel Senator, el buque insignia de Opel en aquella época. En su apartado interior se daba un paso adelante en cuanto a calidad y acabados. Sus asientos deportivos revestidos con cuero negro de calidad, su volante específico con el sello de Lotus y su velocímetro graduado hasta los 300 Km, le daban el punto exacto de exclusividad que mantenía la elegancia y discreción en el modelo.

El Lotus Omega conseguía hacer el 0 a 100 Km/h en tan solo 4,9 segundos, y lograba una velocidad punta de 283 Km/h a pesar de que dicen las malas lenguas que las primeras unidades de prueba llegaban a los 300 Km/h.

Observando la carrocería del familiar podemos ver un concepto más bien distinto al de su interior. El kit de carrocería ensanchado destacaba a simple vista. Las llantas de 17 pulgadas, enérgicamente nos destacaban su doble medida mediante un calzado sobredimensionado en el tren trasero. Su paragolpes delantero se perforaba con dos grandes entradas laterales que canalizaban el aire hacia su equipo de frenos, y una tercera toma más grande en el centro para surtir a su enorme intercooler con abundante aire fresco. El gran spoiler trasero era lo más característico de su zaga, y la doble salida de escape lateral nos dejaba claro que este no era un Opel Omega cualquiera.

lotuscarltonavitar_1

Las prestaciones del  Lotus Omega llegaron incluso a asustar a la prensa especializada, que tras diversas pruebas comenzaron a divagar sobre si se debía o no prohibir un vehículo con aquellas prestaciones. La manipulación mediática llegó a afectar al público, que irónicamente también comenzaron a exigir a Opel y Vauxhall que su producto saliera de las fábricas con limitación electrónica. Se decía incluso, que la policía podría tener problemas para atrapar a los delincuentes que condujesen este deportivo familiar, al ser sus vehículos de persecución Opel Senator con tan ‘solo’ 204cv. ¿Pero, que era eso para un Lotus Omega? Un postre.. Las compañías hicieron caso omiso a las peticiones de la prensa y del público, y siguieron dando rienda suelta a la caballería de su potente familiar.

El declive económico de los años 90 provocó que las expectativas de venta del Lotus Omega no se cumpliesen, aunque por poco. Unas 950 unidades se pusieron en las calles a un precio actual aproximado de 125.000 euros. De todas esas unidades, 630 se comercializarían como Opel, siendo estas con el volante a la izquierda, y las otras 320 unidades serían producidas bajo el sello de Vauxhall.

 

También te puede interesar