Home Competición Lancia Delta Integrale 16V. Versión San Remo 1989

Lancia Delta Integrale 16V. Versión San Remo 1989

written by Héctor Jáñez 25 octubre, 2018
Lancia Delta Integrale 16V. Versión San Remo 1989

A pesar de su titánico éxito comercial, así como en la categoría de los Grupo A, en 1988 el Lancia Delta comenzó a sufrir los achaques del inapelable trascurso del tiempo. La homogeneidad italiana, así como su limpia simetría, empezaban a quedarse obsoletas a pesar de que sorpresivamente, durante ese mismo año se lograran incrementar las ventas totales del modelo hasta en un 20% nada menos. Condicionados por una situación antagónica, la ya extinta firma italiana decidió dar un último impulso a su producto estrella. Así llegaba la versión de 16 válvulas al mercado de 1989. Una adaptación que por supuesto, se consagró mediante propósitos deportivos y fugazmente se extrapoló a las pistas.

Elegancia y simetría. Los modales del Delta junto al color rojo inspiraban un algo especial.


Otra de las efectivas técnicas de Lancia por aquel entonces. La distinción del anglicismo 4WD por el de Integrale, le otorgaba a la nueva versión un impulso más sofisticado a sus ventas.


Gracias a que el modelo venía cosechando un éxito garrafal en la categoría de los Grupo A, Lancia empezó a barajar varias opciones, y en ninguna de ellas estaba la de desechar el formato Delta. Al menos por el momento. Con un modelo en el ocaso de su carrera, el riesgo de inversión en nuevos desarrollos tecnológicos no entraba en los planes de Lancia. Por el contrario, las altas esferas de Abarth sí requerían de un producto que albergara un mayor potencial, y la única opción que cubría aquellas necesidades era la de una culata multiválvulas. Al menos sin renunciar a la generosa elasticidad y coordenadas de respuesta de las que hacía acopio el Delta original de 8V.

La solución más viable fue la adaptación del motor del Thema, un bloque cuyo desarrollo electrónico fue cuidadosamente mimado por Abarth durante todo el proceso de adaptación a la estrella de Vicenzo. Fue ahí, constante la elaboración del ingenio turinés, donde surgieron importantes soluciones como la función overboost equipada por vez primera en el Lancia Delta.

Como cabía esperar, Biasion y Siviero se proclamaron campeones de aquel San Remo 1989.

Es un dato a tener en cuenta, que el génesis de este fetiche italiano no fue un camino de rosas. Inicialmente, el desarrollo del Lancia Delta para el campeonato del mundo tuvo que cocinarse en tan solo siete meses. Entonces la firma solo logró reunir 3.800 unidades y además, muchas de ellas incorporaban turbocompresor KKK, si bien Ford venía acaparando casi al completo la producción de Garrett.

Para la temporada de 1989, Lancia ya había coronado con el HF Integrale de 8V, ganando los cinco primeros rallys y permitiéndose no acudir al resto de pruebas del mundial, si bien ya tenían el ansiado título de marcas en el bolsillo. Fue en la penúltima prueba del mundial, en el Rally de San Remo, donde haría aparición este mítico Delta 16 válvulas. Lo hizo de una forma llamativa, explosiva, luciendo las tradicionales bandas del Martini Racing, pero adornado con una túnica de lujo color rojo. Fue el primero de su clase, y de los pocos que se presentaron de forma oficial en aquel color, y por ello, en mi memoria goza de un sitio privilegiado.

He aquí una de las peculiares unidades perteneciente a mi museo particular.

También te puede interesar