Home Competición Honda Prelude por JUN Auto.

Honda Prelude por JUN Auto.

written by Héctor Jáñez 29 julio, 2020
Honda Prelude por JUN Auto.

Hace pocos días, cuando me hallaba yo inmerso una de mis habituales incursiones de fin de semana por las bastas florestas de Internet, volví a dar en el clavo. Pude retomar la época del anclaje de direcciones web y el ávido almacenamiento de fotos, todo ello para posteriormente plasmar la inspiración que aquellas viejas glorias polvorientas me evocaban en ese momento. La finalidad siempre es la misma: cocinar un sabroso post para el disfrute de todos vosotros, mis lectores.

A decir verdad, un servidor lleva todo el mes de julio enfrascado entre motores, carreras, pilotos y reglamentos japoneses. Me gusta darme mi tiempo y disfrutar por etapas la profusa multiplicidad que nos conceden tanto las disciplinas como las diversas nacionalidades del motorsport. Aún recuerdo aquel verano de 2015 en el que mi televisión únicamente despertaba para reproducir eventos y documentales de Nascar.. Tras disfrutar durante unos 20 días de unas cuantas carreras noventeras de JTCC y JGTC, retomé una serie de audiovisuales lanzados por la revista japonesa Best Motoring. El programa consistía en una serie de pruebas y comparativas de vehículos de stock, que a su vez, se fragmentada en otra serie denominada Hot Version. Esta ya iba destinada a los test más picantes con coches bastante modificados. Pero de eso ya hablaremos con más detalle otro rato. El caso es que pasadas las dos de la mañana terminé enfrascado en uno de aquellos vídeos cuyo título rezaba: JUN Auto Prelude.

shortengine_b16

Para ponernos en situación, JUN Auto es una empresa que lleva décadas dedicada a diseñar y producir piezas para vehículos. No obstante, la compañía se ha aplicado activamente en la reforma de los vehículos más distinguidos del panorama, para convertirlos en piezas de alto rendimiento conocidas en todo el mundo. Sus inicios en colaboración con Tanaka Industrial Co Ltd, una empresa dedicada al procesamiento y mecanizado de piezas del automóvil, le sirvieron de instrucción para las amplias capacidades que vienen ofreciendo a lo largo de los años.

En el vídeo en cuestión del que os hablo, el mismo Susumu Koyama, quien entonces fuera vicepresidente de JUN Auto, presenta este Honda Prelude BB4 armado con un motor H22C. Cabe decir que el Prelude no fue precisamente un coche muy aceptado entre las esferas del motorsport japonés. Su elevado peso y sus características proactivas no destacaron mucho entre el target de cliente que ambicionaba cierto empuje y un buen chasis dinámico. Pero a decir verdad, el señor Soichiro Honda tampoco ambicionaba tales virtudes cuando gestó el que sería uno de los coupés japoneses más famosos de la historia.


JUN Auto produce piezas para convertir mecánicas de stock en motores de alto rendimiento. Válvulas, pistones y bielas, kits de stroker..


1992-honda-prelude-1

El protagonista en cuestión presumía nada menos que de 280 cv de potencia. Keiichi Tsuchiya, quien era un habitual del programa como probador de coches, parecía mostrarse un tanto escéptico mientras Susumu hacía un retrato del coche. A fin de cuentas, no dejaba de ser un Prelude, valga la redundancia. Una vez concluida la prueba en el circuito de Tsukuba, las cosas se tornaron diferentes. La actitud del astro japonés dio un giro. El rendimiento del H22C era excelente, y el feedback ofrecido por el coche a nivel bastidor tenía un aprobado con nota. Eso no fue todo. A pesar de que el Prelude conservaba el interior completo, incluyendo aire acondicionado y ABS, superó la vuelta más rápida que anteriormente se había marcado con un Civic.


Cuando en 1991 JUN acudió a Boneville para participar en las pruebas de velocidad, lo hizo con un Nissan 300ZX sumamente modificado. El coche registró nada menos que 422 Km/h, batiendo un nuevo récord mundial con un coche de calle.


Como se aprecia en las imágenes, el coche también recibió una buena dosis de maquillaje que modificó notablemente su aspecto y con él, la funcionalidad del conjunto. Los nuevos paragolpes se diseñaron en aras de la canalización de aire hacia las zonas de mayor compromiso, como el radiador o los frenos. Además, se utilizaron materiales FRP en algunas partes como el capó, definiendo un conjunto más liviano.

El coche en sí es un claro manifiesto de la distinción de clase de la que hacían gala los japoneses a la hora de tunear un vehículo. Es una evidencia de, “ese paso por delante” que siempre han parecido exhibir los productos japoneses. Al menos hasta la llegada del nuevo milenio..  Labios añadidos, colores pastel, llantas deportivas con un diámetro contenido o spoilers exorbitantes. ¡Qué maravilla! Creo que es mejor que disfrutes del vídeo y te recrees. No tiene desperdicio.

 

 

 

Imágenes vía: JUN Auto.

También te puede interesar