Home Clásicos Aston Martin V8 1973. El Sr.Mustang británico.

Aston Martin V8 1973. El Sr.Mustang británico.

written by Héctor Jáñez 5 julio, 2017
Aston Martin V8 1973. El Sr.Mustang británico.

Por Héctor Shavershian.

En los albores de la crisis del petróleo europea, algunos de los vehículos patrios que nacían como portadores de generosos motores de la época, no tuvieron más remedio que emigrar a la tierra de las oportunidades. Al otro lado del Atlántico el sueño americano aún permitía alimentar a estos glotones de dos puertas, y bien es sabido que en el país de las barras y estrellas los motores V8 son prácticamente un producto autóctono. Como era de esperar, el Aston Martin V8 fue recibido con los brazos abiertos para abrirse así un hueco en un vasto mercado norteamericano.

IMG_9837.a-1

Este equivalente de Mustang inglés llegaba al mercado de 1972 siendo de los pocos Aston Martin a los que se le extirparon las siglas DB (David Brown). Por entonces, William Wilson junto con otro grupo de inversionistas, se habían hecho con el negocio de la compañía británica y se estrenaban a través de un portento cuya tarea era clara. Sustituir al DBS de 1968 e intentar hacerse un hueco en un mercado penalizado por la crisis del petróleo. Irónicamente, la manufactura de Wilson pareció ignorar esta situación y optó por dotar a su novísimo deportivo con un hambriento V8 de 320 cv. Esto no fue un problema. La mudanza del Aston Martin V8 al mercado americano le permitió alcanzar unas cifras de ventas bastante sugestivas y además, se había ganado una respetuosa cartera de clientes.

Se fabricaron menos de mil unidades de este V8 y su predecesor, el DBS, fue el incansable compañero de fatigas de un carismático agente secreto llamado James Bond.

Luce una carrocería muy angulosa. Provocadora. Se nos insinúa desde cualquier perspectiva, y es innegable que lo hace cual pony car. A nadie se le escapan las semejanzas con los deportivos sellados con el famoso caballo galopante, pero lejos de ser una confrontación de cincelados, fue un factor que le permitió ser bienvenido en las retinas de toda Norteamérica. Pudo llegar a muchos de sus corazones. Por fin su generosa mecánica había encontrado un lugar donde nadie mostraba prejuicios por su habitual dieta de 20 litros cada 100 Km.

IMG_9848.a-1

En algún momento de su producción este coupé de altos vuelos pasó de lucir como un elegante aristócrata británico a ser un rebelde sin causa sobre las calles de Detroit, la cuna del motor estadounidense. Y no es para menos, su V8 de 5,3 litros y 320 cv encajaba a la perfección con aquella cultura. Su impresionante potencia y la manera de entregar sus 490 Nm entre 3.000 y 4.000 vueltas, le otorgan una deliciosa personalidad sobre el asfalto a pesar de pertenecer a una época que se remonta cuatro décadas atrás.

Las dos bancadas del V8 están selladas por Lagonda como tributo a los prestigiosos orígenes de sus mecánicas.

El ingeniero polaco Tadek Marek fue el encargado de diseñar los primeros motores V8 para Aston Martin, pero en este caso concreto, cada una de las bancadas vienen selladas nada menos que por Lagonda. Ciertamente es una historia apasionante, y se remonta a la época en la que el señor David Brown se hacía con la compañía Lagonda en 1947. Gracias a esta transacción, el señor Brown tuvo acceso a la mejor tecnología utilizada en la producción de motores de 6 cilindros en V. Motores que fueron diseñados por un tal Walter Owen Bentley y a los que posteriormente decidieron homenajear bautizando las bancadas de este V8.

Aston-Martin-V8-Vantage-1

Con un antagónico sistema de alimentación, el Aston Martin V8 comenzaba nutriéndose a través de un sistema de inyección mecánica Bosch que curiosamente sería sustituido por una línea de cuatro carburadores Weber 42 de doble cuerpo. La complejidad de su sincronización se vio compensada con un sonido de ensueño y la conversión obligó a levantar una solemne entrada de aire que realzaba su capó. Era el toque definitivo para una estética realmente codiciable. Ahora, las prestaciones del portento británico eran más eficientes, y el ansia de las cuatro cubas por colmarse de gasolina provocaba que el morro se alzase solo con acariciar el pedal derecho.

No es para menos. El lujoso deportivo ofrecía todos los extras imaginables de la época y una información muy completa. Contaba con la presencia de hasta siete relojes en su panel.

Todo el poderío de este V8 vestido de Lagonda, se transmitía al eje trasero mediante una caja manual de 5 relaciones de origen ZF. En opción se podía equipar con una automática de 3 relaciones que Chrysler produjo para los ilustres deportivos fabricados en Kelvin Way Factory. Ya metidos en harina, seguro que os suenan los Jensen Interceptor.

IMG_9760.a-1

Es un coche pesado, todo sea dicho. Sus casi 2 toneladas de peso puede que sobre el papel nos sugieran ciertas carencias, pero lo cierto es que en todas las pruebas de la época y posteriores, se hablan maravillas de sus dotes para los tramos revirados. Una composición de triángulos superpuestos en el tren delantero y de un eje de Dion trasero con paralelogramo de Watt, permitían a este V8 navegar sobre aguas peligrosas. Y lo hacía con total seguridad. Con todos los años que tiene encima, parece mentira que el trabajo de su bastidor adquiera tal compromiso entre confort y eficiencia. Cómodo, rápido y seguro.

Su interior de 1973 no escatima en extras o modernidades. Elevalunas eléctricos, inserciones en aluminio y por supuesto mucho cuero, redondean a este primo lejano del Mustang. No hay asientos, son butacas de palco. Incluso su volante con el centro desplazado ya nos sugiere un paseo emocionante.. Está lleno de detalles, y no solo concernientes al lujo, si no que también aboga por la comodidad. Curiosamente, la boca de llenado del depósito es doble y se sitúan una a cada lado del coche, justo bajo su luna trasera. Aunque es un detalle que quizás debamos interpretar como una perífrasis que nos sugiere su voracidad..

Fue el sustituto de los carismáticos DB de los 60 y hoy en día sin duda, es una pieza muy suculenta al no tener una cotización demasiado elevada. A pesar de ello, no es apto para presupuestos ajustados y encontrarlos en buen estado es una tarea laboriosa.

 

También te puede interesar