Home Clásicos Volvo 760 Turbo Grupo A. 1983

Volvo 760 Turbo Grupo A. 1983

written by Héctor Jáñez 9 febrero, 2021
Volvo 760 Turbo Grupo A. 1983

 

Hasta la aparición del Volvo 850 Estate en el campeonato británico de turismos (BTCC), el 240 Turbo había liderado el linaje profesional del gélido acero sueco. Sus inicios bajo el mando de Greger Pettersson en la ETC Tourist Trophy, supusieron una paulatina escalada que terminó con el dominio de la temporada 1986, bajo el mando del equipo RAS Sport y el patrocinio de Nordica. Fue sin duda un notable contendiente en una de las mejores épocas que se vivieron en torno al Grupo A.

En 1982, en aras de promocionar y comenzar a curtir su 240 Turbo, Volvo organizó una copa monomarca. La Volvo 240 Turbo Cup Sweden, sirvió como ensayo para definir el programa oficial de la marca en el campeonato europeo. Diversos equipos privados estuvieron a cargo de los primerísimos Volvo Grupo A, mientras que la firma sueca cocinaba en secreto un proyecto equidistante. En aquel entonces, el Volvo 760 era el buque insignia de la marca. Aún más cuadrado si cabe, este tanque sueco superaba por mucho al 240, tanto en tamaño como en peso. Dicho esto, una de las ventajas del 760 fue que era un modelo recién llegado, más tecnológico, a diferencia de la veteranía que ya marcaba al 240, hallándose a más de la mitad de camino de su vida comercial.

 

 

No sería la primera vez que se ejecutaban en las carreras vehículos con unas dimensiones sustanciales, y que además, mostrasen éstos un rendimiento notable en la pista frente a los tradicionales chasis compactados. Holden y Ford, por ejemplo, entienden mucho de esto. Aunque este no fuera el caso, el mayor tamaño del coche se traducía en un mayor ancho de vías y por tanto, en una mejor estabilidad a altas velocidades. Por ende, el conjunto también permitía el uso de un calzado más ancho y la aplicación de un motor sobrealimentado, según el factor de multiplicación del reglamento, posibilitaba que se instaurarse en la categoría de los 3.0 litros.

 


Los pilotos suecos Eje Elgh, Ulf Grandberg y Börje Thor rodaron durante varias horas con el modelo experimental.


 

En el apartado técnico, el Volvo 760 era un coche más refinado que el 240. Su motor de cuatro cilindros Turbo B23ET, dotado de una nueva inyección electrónica, lograba unos excelentes 173 cv en su versión de calle, no estando esta tecnología disponible sobre los mencionados Volvo 240. Sin embargo, para traducir el modelo a la competición, la división deportiva R-Sport de Volvo recurrió al pretérito motor B21ET de 2.1 litros. La elección se dio como consecuencia de la fórmula de conversión para motores turbo, basada en el factor de multiplicación de 1,4 impuesto por la FIA. Esto revelaba las equivalencias con respecto al peso final y la categoría de los vehículos. De haber utilizado el motor de 2.3 litros, según el factor x1,4, el Volvo 760 no habría tenido cabida en la categoría de 3.0 litros.

 

 

El coche hizo aparición durante la primavera de 1983, bajo todo un séquito de directivos y gente influyente cercana a las altas esferas de Volvo. Sin perder su lujosa elegancia, este influyente ladrillo fue presentado en color negro, con unas llantas doradas firmadas por BBS. Una combinación al más puro estilo John Player Special. Los más de 300 cv que se lograron exprimir de su motor turbo, se hicieron notar, aunque no lo suficiente como para desbancar al pretérito Volvo 240 Turbo. Este singular Grupo A había nacido siendo un coche pesado, con una agilidad visiblemente inferior debido a su gran batalla, y lastrado por una peor rigidez con respecto al coupé de la marca. Consciente de sus carencias, la dirección decide suspender el proyecto en plena fase de desarrollo y archivarlo como una efímera anécdota en los anales de su histórico.

 


Cuando incluso su recuerdo se vio enterrado, la testarudez del equipo VTR posiciona por fin al Volvo 760 Turbo en el escenario para el que fue concebido: los circuitos.


 

Irónicamente, durante los primeros test, encabezados por algunas de las más famosas figuras suecas del motorsport, como el piloto de Fórmula 2 y Fórmula 3000 Eje Elgh, el coche reaccionó bien, aunque siempre por detrás de los atributos de su hermano pequeño. En el trazado de Zolder, el 760 era un segundo más lento, del mismo modo que sucedió en el autódromo francés de Nogaro, provocando éste último test la suspensión definitiva del programa 760.

 

 

Finalmente la división deportiva de Volvo decidió centrar todos sus recursos en un intenso programa basado en el Volvo 240 Turbo. Como resultado, el coche logró hacerse con el Campeonato de Europa de Turismos de 1985. En un principio, el precioso modelo experimental, negro y dorado, fue sentenciado a morir desguazado. Paradójicamente, se apeló su extinción para terminar siendo una brillante insignia de promoción para la marca durante los siguientes años. Actualmente esta pieza descansa en el museo de Volvo, en Gotemburgo, imantando con su presencia la curiosidad de quien pasa a su lado.

Años más tarde, en 1988, el equipo belga VTR decidió resucitar esta rara avis, revisando un nuevo chasis 760 Turbo y trasladándolo a los circuitos. VTR allanó el terreno solicitando a la propia división de Volvo un nuevo motor Redblock B204FT, dotado de una culata de 16 válvulas y un turbo modificado. Se eligió una nueva transmisión Getrag, se modificó el tren posterior mediante un eje multibrazo y se trabajó en el efecto suelo aplicando una superficie plana en la parte inferior del vehículo. A pesar de las sugestivas propuestas, Volvo se negó en rotundo a ser partícipe de la resurrección de viejas glorias y no cedió a ninguna de las peticiones del equipo, de manera que éstos se vieron obligados a homologar el coche por su cuenta, en su propio territorio.

En una época en la que aún se materializaban coches de carreras irracionales, el Volvo 760 Turbo fue sentenciado, irónicamente, por uno de sus propios compañeros: el 240 Turbo. Unas cualidades más dinámicas y un cuervo más rígido y liviano, a pesar de propulsarse éste mediante una tecnología más arcaica, le convirtieron en un líder difícil de desbancar. Más aún por un titánico y lujoso tanque de ruta con el Volvo 760.

 

 

 

Fuente:  240grupp-aDrivetribe.

 

También te puede interesar