Home Competición Producto Nacional. Episodio 1: Borja Moratal.

Producto Nacional. Episodio 1: Borja Moratal.

written by Héctor Jáñez 20 febrero, 2018
Producto Nacional. Episodio 1: Borja Moratal.

Larga ha sido la temporada durante la que Fernando Alonso ha ocupado el trono del pilotaje español. Aprovechando al máximo sus posibilidades, o mejor dicho, cuando la ‘burocracia’ y los magnates codificados que se encargan de accionar los hilos de la competición le han dejado, el asturiano a demostrado más que sobra sus dotes como piloto y por eso, hoy su reconocimiento es máximo. Y con razón. Todo esto viene, a que a veces me pregunto dónde ha ido a parar toda esa evocación que conducía al reconocimiento del panorama nacional que tanto nos hizo disfrutar décadas atrás. ¿Dónde ha quedado sepultado? Para algunos incluso fue el portal hacia esta inigualable pasión. Pero lo que es más importante, ¿dónde está la ovación que se merece el talento construido scratch tras scratch, en esta, nuestra historia nacional de rallyes? Como suele pasar con el material que no es lo suficientemente lucrativo, este queda relegado a ser pasto del polvo en un baúl de los recuerdos. No para mí. Aún quedamos algunos románticos del deporte del motor que saben apreciar el espíritu libre de los rallyes de antaño, los pilotos del todo o nada, del embrague como arma fundamental, los que colocaban el coche a golpe de gas y los que llegaban al final del tramo agotados por el esfuerzo que suponía gestionar la pureza potencial de una maquinaria exenta de cualquier tipo de privilegio.

No seré yo quien juzgue un R5 o un WRC actual, no aquí al menos. El caso es que mientras disfrutaba en mis ratos libres de mi videoteca particular, en este caso de los campeonatos de rallyes nacionales, se me ocurrió la idea de comenzar una serie que homenajeara a través de ‘fascículos’ a nuestros olvidados héroes nacionales. Así es como he querido materializar algo que, más que una idea, es una ilusión titulada ‘Producto Nacional‘. Carlos Sainz, Pep Bassas, Salvador Serviá o Beny Fernández, son algunos de los nombres que alzaron el pilotaje español en una época en la que los rallyes sí emocionaban. Ahora, volverán a ser protagonistas pero en vuestra casa, 12 Cilindros. ¡Comienza la etapa!

talbotsambarallye moratal 83Borja Moratal.

Nacido en Madrid en enero de 1955, su nombre fue uno de los más sonados del panorama nacional, acentuándose más efusivamente a partir de su etapa con Peugeot desde 1986 hasta 1989. Eso sin contar su paso por la división Talbot. Pero vayamos por partes. Lejos queda su debut en la Subida a la silla de Felipe II en el año 78 a bordo de un Mini. Pero realmente para que su nombre empezara a tomar cierto color en la escena, Borja Moratal tuvo que sentarse a los mandos de un Renault 5 Alpine con el que en 1981 ya pondría en apuros a los cronos de algunos pesos pesados de la época.


En 1983 Moratal se proclamó campeón del desafío Talbot, título que le destinó al dominio de la unidad Samba construida para el Grupo B.


Al llegar la temporada de 1983, el madrileño pasó a ofrecer sus dotes a Peugeot Talbot Sport, un servicio que por otro lado iría dirigido en exclusiva a la marca que Peugeot había relogotipado —Talbot— tras tomar el control de Chrysler Europe. En aquel entonces ya se le concedió una buena herramienta, un tipo duro de los de antes. El Talbot Samba con el que no pudo materializar un mejor estreno, fue el aliado perfecto para la conquista del desafío Talbot. Aquella victoria dejó un buen sabor de boca que, permitió a Moratal alcanzar un 5º puesto en la general del Campeonato de España de Rallyes de 1984.

moratal valeo 87Su constante progresión sobre las diferentes disciplinas rápidamente captó la atención de una Peugeot que no dudó en hacerse con los servicios del madrileño. Todo quedaba en casa, de manera que mientras Moratal seguía a los mandos del Samba Grupo B intentando arrasar sobre los tramos de tierra, para afrontar las etapas de asfalto se le concedía un nuevo Peugeot 205 GTI. Cabe decir que durante esta primera toma de contacto con el recién estrenado compacto del león, este iba equipado con el motor XU5J de 1.6 litros, pronunciadamente caracterizado por sus cortos desarrollos. No sería hasta 1987 cuando se pondría al volante de la evolucionada versión —XU9 JAK— de 1.9 litros.

Sin prisa pero sin pausa, temporada tras temporada los resultados no abandonaban al entones joven piloto, siendo 1987 el año de la conquista de la 10ª edición del Rallye de Sierra Morena. El nuevo Peugeot 205 también tenía parte de culpa de que el madrileño consiquiera materializar la victoria definitiva a 4 segundos del BMW 325i E30 de Pep Bassas.


1986 fue otro gran año para Borja Moratal, gracias a un 1º puesto en el Grupo A.


tumblr_oo5t0zeVgV1vky0h0o1_1280Para la temporada 88 el tan esperado Peugeot 309 GTI  no trajo consigo toda exaltación que tanto los medios como el ferviente público había vaticinado. Fue así como en 1989 el piloto abandonaba la firma francesa para firmar con el equipo oficial de Opel, el cual le tenía preparado un Kadett GSI 16V —PHILIPS— de 230 cv nada menos. Junto a él estaba el de su compañero de equipo Beny Fernández, el cual llevaba ya dos temporadas corriendo con el último prodigio alemán tras abandonar el bestial Manta 400. Con dos terceros puestos en el nacional de Rallyes de Asfalto durante la temporada 89 y 90, la carrera de Moratal empezaba a adquirir ciertos tintes proféticos.

Un año más tarde, en 1991, el Opel Kadett recibió un nuevo traje amarillo patrocinado por Camel. Aunque fue algo irrelevante para la continuidad de la estela de Moratal, que se venía sosteniendo gracias a su intachable regularidad. Con esas actitudes, el piloto madrileño volvía a conseguir un 3º puesto en la general del Rallye de España de Asfalto. Entre las filas del equipo de Opel de aquel entonces, cabe destacar la actuación de Luis Climent e Iñigo Lilly con los Opel Corsa oficiales que se ponían sobre las pistas nacionales.

Tras su regreso a Peugeot, la casa que le vio crecer como piloto, estuvo en activo hasta su retirada en 1996 donde continuó involucrado en el mundo de los rallyes tras subcontratar la división Peugeot Sport España ubicada en la fábrica de Villaverdepara posteriormente trasladarla y renombrarla como BMR (Borja Moratal Racing). La historia de ahí en adelante adquiere sentidos algo más complejos, por lo que cada uno puede sacar sus propias conclusiones al respecto. Yo, personalmente, he preferido quedarme con su etapa como piloto y mantener al margen el resto.

También te puede interesar