Home Competición ESPECIAL NASCAR. Parte 2.

ESPECIAL NASCAR. Parte 2.

written by Héctor Jáñez 19 julio, 2017
ESPECIAL NASCAR. Parte 2.

Pilotos.

En la NASCAR no existe la barrera de la edad. En 1983 Bobby Allison subía al centro del podio apunto de cumplir 46 años, mientras que en el 93, Jeff Gordon ganaba su primera carrera clasificatoria con tan solo 22 años de edad. Uno de los récords de mayor edad lo ostenta Harry Gant, que ganó una de las carreras de la categoría a los 52 años.

La leyenda de Wender Oliver Scott.

Scott comenzó su carrera en los circuitos locales y en 1953 por fin lograba obtener su licencia NASCAR. Se convertía en el primer afroamericano que participaba en la competición. Debutó en la Gran Serie Nacional el 4 de marzo de 1961 en Spartanburg, California. En el 63 se proclamaba campeón en Speedway Park en Jacksonville, Florida, convirtiéndose en el primer piloto negro que ganaba una carrera de NASCAR.

 

Black_American_Racers_Association-56a695095f9b58b7d0e3b25e

En el centro a la derecha, Wendell Scott y su mecánico portando el motor V8 de su Ford Galaxie #34 de 1965.

 

Cuando Scott ya llevaba tiempo compitiendo en las carreras, la sociedad americana por desgracia, aún estaba corrompida por los prejuicios raciales. Este motivo provocó que la inclusión de Scott en la NASCAR fuese un tanto particular. Se podría decir incluso, que fue por la puerta de atrás. El piloto natural de Virginia remolcó su coche de carreras hasta un evento local de la NASCAR, en el antiguo Richmond Speedway. Una vez allí pidió al administrador, Mike Poston, que le concediera una licencia para poder competir, y aunque Poston no era una figura importante dentro de la organización, sí tenía el poder de expedir licencias. Poston le advirtió a Scott que nunca antes un negro había participado en la competición, y que el suceso podría traerle problemas. Pero Scott estaba decidido a competir y Mike Poston no dudó en aprobar su licencia. Concluida la carrera, como era de esperar, los funcionarios de la sede de la NASCAR discreparon de la decisión y al enterarse de que Poston fue el responsable, se lo llevaron.

 


La NASCAR alcanzaba su momento álgido en los años 90, donde la competición llegó incuso a Holliwood a través de un largometraje protagonizado por Tom Cruise, llamado Days Of Thunder (Días de Trueno)


 

20170106_114409

Uno de los Ford Galaxie 34 de Wendell Scott en el Salón de la fama NASCAR.

Una mujer decidida.

En 1937 nacía en Iowa una mujer que, a pesar de iniciar sus estudios de ingeniería aeroespacial en la Universidad de Michigan, terminó fuertemente ligada a los deportes del motor. Es sin duda, otra muestra de que la gasolina se lleva en la sangre, seas del genero, raza o clase que seas. Desde una edad temprana Janet Guthrie comenzó a sentir pasión por los coches, aprendió a conducir muy joven y se interesó en especial por las carreras. A los 25 años ya se había introducido en el mundo de la velocidad, compitiendo con un Jaguar XK 140 en las pruebas de la Sports Car Club of America.

Aunque en el 64 ya había ganado un par de carreras, no sería hasta los años 70 que Guthrie decidiera entregarse por completo al mundo de la competición. En 1976 se convertía en la primera mujer en participar en una carrera oficial de la NASCAR, la Winston Cup nada menos. A pesar de no conseguir grandes resultados, Janet logró competir en el evento más reputado de la competición, la Daytona 500.

 


¿Sabías que hasta el año 2012 no se comenzó a utilizar la inyección electrónica en los motores de NASCAR?


 

 

Daytona 500

Janet Guthrie y su Chevrolet Chevelle Laguna 68 en Daytona Speedway, 1977.

La tragedia de Neil Bonnet.

Durante dos décadas nada menos, Neil Bonnett compitió en la máxima categoría de los stock cars. Su mentor Bobby Allison, fue un especializado piloto de NASAR que actualmente se encuentra en el cuarto lugar de los pilotos con más títulos de la Copa NASCAR, empatado con Darrell Waltrip. Tanto Allison como Bonnett formaron parte de una banda de pilotos llamada “Alabama Gang” donde también entablaría una fuerte amistad con el resto de la familia Allison. El piloto trabajó como comentarista para la NASCAR en diferentes cadenas nacionales, he hizo apariciones como actor en las películas Days Of Thuner y Stroker Ace.

En 1994 el piloto de Alabama firmaba con el equipo de James Finch para competir en algunas de las carreras de la Copa NASCAR. Conducía un Chevrolet Lumia con una controvertida decoración rosa y amarilla. Durante la primera tanda de vueltas de entrenamiento para la Daytona 500, el Chevrolet de Bonnett impactó contra el muro y murió en el acto.

 


La gasolina sin plomo se introdujo en la competición nada menos que en 2007.


 

o_18sr0afc73s1kprpjt1eq1nkkn

El Chevrolet Lumia 51 con el que Neil Bonnet impactó contra el muro durante las pruebas para Daytona 500.

 

La banda de Alabama.

Cuando a principios de los 50 Bobby Allison decidió abandonar Alabama en busca de prosperidad para su carrera como piloto, consiguió la suficiente experiencia como para volver a su ciudad natal y unificar una banda de pilotos, formada por su hermano Donnie Allison y su amigo Red Farmer. El trío que conformaba la “Alabama Gang” dominó los circuitos durante los años 60 y principios de los 70.

Después de unos cuantos años actuando como trío, en 1973 la banda se actualiza con la incorporación de Jimmy Means. Esta agrupación no oficial, comenzaba a dar paso a nuevos talentos, como el propio hijo de Bobby, Davey Allison y otros residentes del condado de Jefferson como Neil Bonnett. Todos ellos se convirtieron en célebres pilotos de NASCAR y el colectivo prosperó de tal forma, que uno de sus últimos integrantes, Hut Stricklin, llegó a casarse con la hija de Donnie Allison. Era un autentica familia de experimentados pilotos de NASCAR.

 


¿Sabías que durante un fin de semana de Nascar se preparan entre 2.000 y 3.500 juegos de neumáticos?


 

3997383658_fbcdbb73ee_b

Algunos miembros de la ALABAMA GANG. Arriba Donnei Allison su hermano Bobby Allison y Neil Bonnet. Abajo Hut Stricklin, Davey Allison y Mickey Gibbs.

Richard Petty.

Richard Petty es sin duda uno de los pilotos más laureados en la historia de la NASCAR. Ganó 200 carreras, consiguió 126 poles, 7 títulos y un récord de 27 victorias en un solo año (1967), 10 de ellas fueron consecutivas.

El 15 de noviembre de 1992 se disputaba la última carrera de la competición. Era una carrera muy especial, no solo por cerrar la temporada, si no porque sería la que despediría a la leyenda de la NASCAR Richard Petty. Irónicamente, también fue el debut de otro de los iconos de la NASCAR, Jeff Gordon. El título se disputaba entre cinco pilotos y finalmente terminó en manos de Alan Kulwicki por una diferencia de tan solo 10 puntos.

 

La pérdida del Intimidator. Dale Earnhardt.

La leyenda Dale Earnhardt, con 7 títulos y un total de 76 carreras ganadas en la COPA NASCAR, fallecía en el acto durante la última curva del gran evento de Daytona 500 de 2001, al estrellarse su coche contra el muro a 300 Km/h.

Su Chevrolet negro con el número 3 se ha convertido en un objeto de culto para todos los amantes de la competición.

 

8a84d1cf077b6b6614c24cf704f06a08

El Chevrolet Camaro 15 en el que Butch Lindley sufrió el fatal accidente.

La tragedia de Butch Lindley.

El 13 de abril de 1985, Butch Lindley estaba compitiendo en una carrera de All Pro Super Series en el Desoto Speeway en Bradenton, Florida. Conducía un Chevrolet Camaro con el número 15 y había liderado durante 125 vueltas. De pronto sobrevino la tragedia cuando uno de los brazos de su suspensión trasera se rompió. La parte trasera del coche se elevó y salió disparado contra el muro de hormigón. Debido a numerosas lesiones en el cráneo, el piloto quedo en coma. Butch Lindley falleció cinco años después sin haber despertado de su estado.

 

Reglajes.

Los reglajes de un NASCAR se realizan de forma asimétrica, por lo que su dirección no está programada para circular en línea recta. Tienden a irse hacía un lado y los pilotos deben tener especial habilidad y tacto durante las rectas.

Si observamos los coches de NASCAR desde su parte trasera, en ocasiones se aprecia a simple vista la inclinación de su carrocería. Neumáticos y suspensiones se configuran de manera distinta en cada uno de sus lados y ejes, debido a las condiciones de giro e inclinación de las pistas.

¿Sabías que cada uno de los cuatro neumáticos de un NASCAR es distinto? Cada juego de neumáticos cuesta alrededor de 1.700 dólares y en un fin de semana de competición, incluyendo los dos días de pruebas clasificatorias, cada vehículo gasta entre 9 y 14 juegos de gomas. Estos neumáticos tienen una duración limitada de unos 200 Km. El desembolso que conlleva el gasto de neumáticos durante cada evento de la NASCAR es de unos 2 millones de dólares.

 

 

Las presiones se reducen en el lado izquierdo con respecto al derecho, excepto en los circuitos de Watkins Glen y Somona, donde los coches corren en sentido contrario a las agujas del reloj.

 


Los pilotos no están obligados a utilizar guantes.


El 24 de Marzo de 1970 Buddy Baker se coronaba como el primer piloto de NASCAR que sobrepasaba la barrera de los 300 Km/h. Durante un test en Talladega lograba alcanzar los 320 Km/h. En 1987 Bill Elliott batía el récord llegando hasta los 342 Km/h. Aún no se ha superado la cifra hasta la fecha.

 

 

También te puede interesar