Home Competición Ya son leyenda: los Holden Commodore australianos jamás volverán a rugir sobre las pistas.