Home Clásicos TALBOT. La historia de un triunfo y un fracaso.

TALBOT. La historia de un triunfo y un fracaso.

written by Héctor Jáñez 25 marzo, 2017
TALBOT. La historia de un triunfo y un fracaso.

Por Héctor Shavershian.

Es muy probable que si naciste en los años 90 la palabra Talbot te suene a nombre de una empresa de transportes de Europa del este, pero a lo largo de la historia, y sobre todo en los años 70 y 80, fue una compañía de automóviles de origen británico solidamente cimentada en Europa. Su historia quizás se nos presente como una de las más complejas del mundo del automóvil.

Para descubrir los inicios de Talbot debemos remontarnos al periodo de Clément-Bayard, una empresa francesa que se dedicaba a la fabricación de automóviles, y que posteriormente intervino en la fundación de una enrevesada leyenda de marcas automovilísticas que se asociaron al nombre de Talbot. Fue a partir de 1905 cuando la compañía francesa decidió vincular a todos sus coches de importación con el nombre de Clément-Talbot.

talbot_solara-1980-86_r7

La compañía se sumió durante varias décadas en diversos periodos de absorciones empresariales y declives financieros, rotando de directiva en directiva mientras sus producciones, a pesar de todo, proliferaban en el mercado generando unos beneficios interesantes. A punto de dar comienzo los revolucionarios años 60, llega el día en que la empresa Simca adquiere todos los derechos de esta compañía, la cual por entonces ya ni siquiera conservaba el nombre de Talbot. Llegados a ese punto, lo más contraproducente de una empresa tan inestable como Talbot era soñar con poder lograr una estabilidad que incluso le llevara a un relevo generacional. Pero las cosas se complicarían aún más para la compañía. A la vez que Simca absorbía a Talbot, Chrysler Corporation se haría con el 15% del accionariado de Simca perteneciente a Ford.

El primer coche en recorrer una distancia de 100 millas (160 Km) en un periodo de tan solo 1 hora sería un Talbot.

Cuando Chrysler logró la fusión con Simca nació Chrysler Europe, donde por entonces se había desarrollado en conjunto el famoso Horizon. Así sería como los nuevos productos de Chrysler fabricados en Finlandia, en la factoría de Uusikaupunki, y en Madrid nada menos, pasarían a comercializarse bajo el nombre de Talbot y Simca. A pesar del consorcio que se traían entre manos, algunos vehículos que se comercializaban como Talbot, en muchas ocasiones seguirían luciendo gradualmente la insignia de Chrysler o a su vez de Simca, lo que daba lugar a una gran confusión entre los usuarios que no favorecía precisamente al inpulso de sus ventas. Hubo una época donde podíamos encontrarnos por las calles dos vehículos exactamente iguales luciendo dos marcas y designios distintos. 

tagora02

A punto de concluir la década de los 70, la matriz norteamericana de Chrysler arrastraba importantes problemas financieros, de manera que a finales de 1978 se consumó la venta de Chrysler Europe al Grupo PSA por el simbólico precio de 1 dólar. En el acuerdo iba incluida la autorización del uso de la marca Chrysler hasta finales de 1979. Y partir de 1980, Peugeot asumiría el control total de Chrysler Europe para relanzar todos sus productos únicamente bajo el sello de Talbot. A pesar del pacto entre ambas compañías, todos los modelos de Chrysler que fueron matriculados después del 1 de agosto de 1979, lucirían ya la insignia de Talbot. Tras la nueva fusión algunos modelos de Chrysler desaparecieron, puesto que Peugeot comenzó a aprovechar también en beneficio de su nueva filial algunas de sus propias plataformas para relanzar productos prácticamente equivalentes, pero con distinta marca al gusto del consumidor. Fue el caso del Talbot Samba, el Citroën LNA y el Peugeot 104. Mientras, la producción del Horizon seguía viento en popa. Un modelo que disfrutaba de una gran fama entre los clientes y que le garantizó un puesto fijo en el mercado durante casi una década.

El Talbot Samba, el Citroën LNA y el Peugeot 104 eran auténticos calcos, los cuales solo se diferenciaban por sus ópticas delanteras.

Aunque internamente fue un producto desarrollado por Chrysler Europe, en 1980 nació el Solara, y lo haría únicamente bajo el sello de Talbot, cumpliendo a raja tabla el acuerdo firmado por amabas compañías. Era una berlina de tres volúmenes destinada a ocupar el puesto del Chrysler 180 y a complementar al Chrysler 150. Se fabricó durante un año en la planta de Villaverde, e incorporaría numerosos elementos mecánicos procedentes de Citroën. Como la mayoría de los Talbot sus ventas fueron discretas, básicamente sin llegar a lograr ninguno de los objetivos fijados.

En 1981 entraría en juego el primer modelo propio de la marca tras su absorción por el grupo PSA. El utilitario Talbot Samba, tenía prácticamente el cien por cien de elementos comunes con el Citroën LNA y el Peugeot 104, aunque este último gozara de una batalla algo más larga. El modelo disfrutó de unas ventas discretas pero suficientes para mantenerse en activo hasta 1984, donde comenzó un declive que terminaría desembocando en la desaparición de Talbot.

citroen-lna-6

Durante ese mismo año hizo aparición el imperial Talbot Tagora. Desde el otro extremo del segmento del Talbot Samba, surgía esta enorme berlina de tres volúmenes perteneciente al segmento E. Sus interminables trazos rectos pretendían robarle protagonismo al veterano Ford Granada. La berlina no termino de cuajar en Europa, por lo que el cese de su producción fue irremediablemente prematuro. Apenas gozó de dos años en catálogo.

El Talbot Horizon supuso una revolución en Europa. Así fue proclamado coche del año en Europa en 1979 y coche del año en España en 1981.

Tras la intervención de los franceses, el famoso Chrysler 150 también pasó a denominarse Talbot 150 en España y Talbot Alpine en Francia. Además, el modelo sufrió algunas variaciones estéticas que le diferenciaban de su antiguo homólogo. El frontal pasó a lucir una parrilla comprendida entre unas ópticas muy asiduas a los diseños de Talbot. Este quizás fuese uno de los modelos más prolíferos de Chrysler Europe, incluso teniendo un importante papel en la conocida película Perros Callejeros II.

2429642c2884f6aad60676d0ace223fb

Tras una larga carrera en la que sostuvo prácticamente el solo las ventas de la filial de PSA, parecía que el Horizon iba a concluir su etapa comercial, sustituido por un modelo que en sus inicios se concibió como Talbot Arizona. Puede que este nombre no nos resulte nada familiar, pero seguro que sí el de Peugeot 309. El motivo de que Peugeot reculara y cancelara la producción del Talbot Arizona para lanzarlo como Peugeot 309, fue que Talbot ya no entraba en sus planes de futuro. La marca había sido sentenciada.

Aunque finalmente el Horizon permaneció en producción hasta 1987, debido a su tirón comercial, los demás turismos del catálogo de Talbot cesaron su producción en 1986. Únicamente la furgoneta Talbot Express (derivada de la Citroën C25 y la Peugeot J5) permanecería en producción hasta 1992, donde tras casi un siglo de cambios, retornos y declives, la marca desaparecería para siempre.

 

 

 

También te puede interesar