Home Clásicos ¿Sabías que el Fiat Regata es el precursor del actual sistema Start & Stop?

¿Sabías que el Fiat Regata es el precursor del actual sistema Start & Stop?

written by Héctor Jáñez 17 febrero, 2017
¿Sabías que el Fiat Regata es el precursor del actual sistema Start & Stop?

Por Héctor Shavershian.

Quizás hoy en día el Fiat Regata no se haya agenciado un puesto de sedán con ciertas condiciones populares, de la misma forma que otras berlinas de tres volúmenes de la época, como el Ford Escort o el Renault 21. Sin embargo, como cada unidad que ha pasado por la colosal industria atomovilística, aportó sencillez, funcionalidad, posibilidades ¿y porqué no? Cierto atractivo al segmento C.

fiat-regata-es-1983-86-photo-04

La cuestión es que en nuestros días, donde nos inunda la nueva tecnología y los coches hacen alarde de evolucionados sistemas que facilitan tanto los consumos como las emisiones, entre otras cosas, el Fiat Regata tiene mucho que ver a través de sus aportes. Hablamos de dispositivos como el Start&Stop, los cuales podemos encontrar hoy en día a lo largo y extenso de cualquier segmento, ya sean deportivos, compactos, e incluso recientemente en vehículos industriales como son las furgonetas. El sistema ayuda a contener los consumos que homologa cada modelo a través de un discreto porcentaje, pero que a su vez, también es condescendiente en cierta medida con el medio ambiente.

Al contrario de lo que se cree, no fue en 1999 a través del Volkswagen Lupo con motor 1.2 TDI, cuando se estrenó este sistema. Años más tarde, ya entrados en el nuevo milenio, apareció en el novedoso Citroën C3 aunque sin demasiado interés por parte del usuario. Tras el fracaso del sistema en ambos casos, debemos remontarnos a los comienzos de los ochenta, donde el Fiat Regata ES, sí que se coronaba como el primer automóvil de la historia en presentar el sistema que hoy conocemos como Start&Stop.

44188-gdfacy-big

Durante una entrevista desempolvada con el que fue director de la compañía italiana, Mauro Palitto, pudimos deducir a un mandatario con unas actitudes que se sumían de lleno en la creación y desarrollo de nuevas tecnologías, para sus sucesivos lanzamientos. El origen del susodicho sistema elaborado por el equipo de Palitto, constaba de un temporizador que cuantificaba los periodos en los que el motor permanecía en marcha, parado, o a ralentí, durante las diferentes situaciones de tráfico urbano. Una vez desarrollado el sistema, los prototipos elegidos para incorporarlo fueron el Ritmo y el Regata.

Para el desarrollo y perfeccionamiento del sistema, uno de los ingenieros recorrió un trayecto de 15 km en un periodo de 35 minutos. Durante ese trayecto el coche permaneció 12 minutos sin moverse, es decir, con el motor a ralentí. A partir de ahí es cuando los ingenieros se pusieron manos a la obra para idear un sistema que desconectase el motor por completo de forma automática, únicamente bajo las condiciones en las que el coche estuviese completamente parado, no permaneciese ninguna marcha embragada, y que el pedal del embrague estuviese libre de carga.

startstop

Este sistema creado para el Ritmo y el Regata se denominó como Citymatic, y procuraba el inconveniente de la inmadura fiabilidad de los motores de arranque de la época. Para solventar el problema del motor de arranque, en un tiempo en el que los ciclos eran muchísimo más reducidos que en los actuales, se trabajó en el motor, que aunque por entonces aún mantenía su alimentación mediante carburador, se le introdujo una exclusiva unidad de control electrónico. Cuando el motor comenzaba a girar a un cierto régimen, el propio motor de arranque se desconectaba, dejando todo el trabajo a los componentes móviles del bloque.

Finalmente aunque el experimento dio un buen resultado, logrando hasta un 7% de reducción en consumos urbanos, únicamente 5.000 unidades del Fiat Regata SE encontraron hogar. Quizás una época donde la tecnología se había acomodado a un estilo grecorromano, no impulsaba lo suficiente el lanzamiento ni la inclusión de nuevas referencias tecnológicas, bien por miedo a su fiabilidad, o simplemente por la comodidad o la sencillez del hábito que proporcionaba lo ya conocido. ¿Demasiado evolucionado para su época? Eso seguro.

También te puede interesar