Home Clásicos RWB. La historia de Akira Nakai, especialista en Porsche.

RWB. La historia de Akira Nakai, especialista en Porsche.

written by Héctor Jáñez 9 febrero, 2020
RWB. La historia de Akira Nakai, especialista en Porsche.

No hablamos de RUF o de Singer, notorios preparadores que desde hace ya unos cuantos años se han dedicado con esmero al acondicionamiento de los productos más exquisitos de Porsche. El caso es que en el instante en que hoy encendí mi portátil para trabajar, decidí que sería más sugestivo tratar de interpretar las abstracciones de un emprendedor visionario que decidió erigir un humilde taller en Kashiwa, una ciudad ubicada en la prefectura de Chiba, Japón. Son solo tres letras las que dieron título a esta historia, y dicho sea de paso, las tres juntas congenian muy bien. Puede que sea la costumbre o puede que el hipnotismo que desprenden al encabezar los parabrisas de los mejores deportivos del mundo, pero las siglas RWB son conocidas por muchos y seguramente odiadas por otros tantos. Desde sus orígenes, la empresa Rauh Welt Begriff se ha caracterizado por dar a luz a algunos de los Porsche más controvertidos del mundo. Su dueño y fundador Akira Nakai, había comenzado a liberar sus inquietudes preparatorias junto al equipo Rough World, que se especializaba principalmente en preparar unidades del icónico Toyota AE86.

str2_lo_2111_akiraporsche1_lo_1

No sería hasta principios de los años 90 cuando Nakai-san empezó a empaparse puramente de la esencia de Porsche. Y es irónico, pero el primer trabajo que realizó sobre uno de estos célebres deportivos consistió en una simple reparación de carrocería de un 911, el cual había sufrido un pequeño accidente. Como suele ser un habitual, el señor Nakai quedó prendado de la esbelta belleza del deportivo alemán y por supuesto, de la idílica sinfonía de su eterno Flat-Six. Con tan solo 28 años y sin más preámbulos, decidió hacerse personalmente con un Porsche para satisfacer todas las inquietudes que la firma alemana había despertado en su interior. Se trataba nada menos de un flamante 930, el cual supuso el preludio de lo que hoy día conocemos como RWB. Fue el Adán.


 Nakai-san no trabaja para cualquiera, por muy pudiente que el cliente sea. Tras una breve cita con el interesado, este estudia el caso y decide si es la persona indicada para disfrutar de sus servicios. El te elige a tí. 


Hoy en día los más puestos en la materia conocen de primera mano el ritual que Nakai practica sobre sus creaciones, en primer lugar bautizándolas con su propio nombre. Aquel primer Porsche 930 de Nakai —uno de los más célebres y ambicionados—  sería nombrado como Stella Artois, en honor a la cerveza favorita de nuestro genio. Fue justo seis años después de aquel primer germen cuando Nakai decidía fundar Rauh Welt Begriff para dedicarse rigurosamente a los Porsche.

rough_world_1

Stella Artois. La primera creación de Akira Nakai sobre la base de un Porsche 930 Turbo.

Tras años de experiencia, el proceso que engloba el performance de RWB es cuanto menos arduo. Nakai controla toda la metodología a través de una entrevista previa con todos sus clientes, donde analiza las intenciones de los mismos y el propio estilo que va a darle a la obra en concreto. El jefe tiene que estar de acuerdo con lo expuesto y entrar en sintonía con la mentalidad del cliente, si no, rechazará el trabajo. Una vez se cierra el acuerdo se elaboran todos los componentes necesarios y en caso de que el proyecto tenga un destino fuera de las fronteras japonesas, son enviados al emplazamiento donde el cliente va a materializar su encargo. Cada ingrediente es tratado y pintado del color seleccionado y por consiguiente, el maestro Nakai junto a su bolsa de herramientas se personan en el lugar.

Nakai corta, pliega, taladra y atornilla sin que nadie se atreva a cuestionar ni un ápice sus procedimientos, por muy excéntricos que estos parezcan. Como curiosidad, le gusta trabajar durante la noche y como aliciente solo necesita cigarillos y un buen pack de Stella Artois. Tan efectivas son su prácticas que la mayoría de customizaciones son terminadas en pocos días.

https___api.thedrive.com_wp-content_uploads_2017_02_rwb-hero


Natty Dread, PENTHOUSE, Royal Montegobay, Master Piece, Bordeaux, Ultra Violet Poison, Targa, Super Musashi o la susodicha Stella Artois, son algunos de los nombres con los que Nakai-san ha bautizado sus obras.


La magia del señor Nakai es irrefutable, pero lo es aún más cuando nos percatamos de que todas sus obras son perfectamente funcionales y se alzan un paso por delante del modelo estándar. El propio artista ha reconocido en varias ocasiones que su principal objetivo es esculpir brutales carrocerías sobre los Porsche de producción más célebres, pero un buen número de clientes japoneses —su gran mayoría lo son— organizan eventos de forma periódica para competir con sus RWB sobre escenarios como Tsukuba, entre otros. Muchos de los Porsche ahí reunidos son máquinas especialmente configuradas para competir en pista, tanto a nivel mecánico como bastidor.

07-rauh-welt-rwb-porsche-sema

Es un hecho que desde sus orígenes Nakai-san ha desatado controversia dentro de la hermética esfera porschista. Es más, en un deportivo, cualquier modificación por muy superflua que esta sea siempre dará lugar a debate y obviamente a la polémica. En Internet se han escrito ríos de tinta sobre las modificaciones en los Porsche. Yo personalmente como porschista declarado, después de leer, entender y analizar a muchos de estos preparadores, estoy a favor. Los de Singer o los RWB son trabajos de una finura exquisita, y bajo mi punto de vista personal saben hacerlo manteniendo viva la esencia de Porsche sin que se perturbe la armonía de sus trazos generales o su tradicional genética tecnológica. Por otro lado, también me he desenvuelto bastante bien entre porschistas clásicos, para los que premia la originalidad absoluta y para los que cualquier modificación al margen de la firma es un sacrilegio. Creo que aprender a entender a ambas partes te hace aún mejor porschista, y lo que es mejor, te hace disfrutar más a fondo de los mejores coches deportivos del mundo.

También te puede interesar