Home Clásicos Ferrari F50 GT 1996. Retrospectiva.

Ferrari F50 GT 1996. Retrospectiva.

written by Héctor Jáñez 8 febrero, 2018
Ferrari F50 GT 1996. Retrospectiva.

El Ferrari F50 es uno de los deportivos mejores construidos de la historia. Incluso actualmente, con unos cuantos años a sus espaldas, sigue siendo la máxima expresión de un Cavallino. Su motor, un pura sangre atmosférico de 12 cilindros en uve a 65º situado en posición central, junto a un perfecto chasis monocasco de carbono desarrollado consonante a Cytec Aerospace, materializaba los más profundos deseos de Il Commendatore. Sin ayudas electrónicas que mancillasen la conducción, y sin cambios automáticos que eliminaran por completo la simbiosis entre el conductor y el vehículo. Era el canto del cisne de los Ferrari de pura raza.

El modelo nacía en conmemoración por los 50 años de Ferrari, y lo hacía como un auténtico superdeportivo de edición limitada. Pero si los italianos parecían haber rozado los límites de la perfección con aquella excelsa figura roja, a mediados de los años 90 nadie imaginaba que una diosa se pudiera perfeccionar aún más.

 


Sin concesiones al lujo. El Ferrari F50 seguía la estela del tradicionalismo interior de los 288 GTO y los F40. Una práctica que no finalizaría hasta la llegada de Luca Cordero di Montezemolo a la firma italiana. 


 

1359207378827814573Desde principios de los años 50, el World Sportscar Championship había sido la serie de carreras por excelencia donde situar a los coches deportivos más bestias. Al menos así fue hasta 1992, año en el que el gran rendimiento que empezaba a reunir la categoría  provocó un incremento brutal de los presupuestos. Se componía de coches que incluso con un lastre de 200 kg de más podían superar a muchos de los fórmula 1 que ocupan las parrillas principales. Con los costes por las nubes y a sabiendas de lo que tenían entre manos, los equipos empezaron a emigrar de la WSC para involucrarse sin remilgos en la F1. Es entonces cuando entra en escena la GT Series, instigadora del nacimiento de nuestro protagonista y su principal destino.

La BPR Global GT Series pretendía llenar el gran vacío dejado por la WSC, y de un modo u otro la gente comenzó a aferrarse a esta nueva categoría. A decir verdad, la idea de modificar superdeportivos de calle para las carreras volvía a ser un estallido de euforia en las gradas, si bien era una práctica que parecía olvidada desde hace ya algún tiempo. Ferrari, como una marca plenamente activa en las carreras no tardó en deleitar al público con su espectacular F40 GTE.

F50 GTA pesar de que el icónico deportivo italiano había sido —y sigue siendo— un deportivo dificilmente superable, los McLaren F1 GTR se habían erigido sobre una tecnología tan brutal que directamente se catapultaron hacia la cima. Además, Ferrari con su F40 se encontraba en una clara desigualdad tecnológica, si bien este ya era todo un veterano de los 80 y 1996 ya estaba a la vuelta de la esquina. A pesar de todo, en Italia se mantuvo la calma. En la sombra se había estado cocinando un deportivo de altos vuelos, que no era otra cosa que un vehículo de fórmula 1 homologado para circular por las calles. Nacía el F50, sucesor del F40 y precursor del Ferrari Enzo. Portaba un motor V12 que estaba directamente emparentado con el 3.5 litros que tantas victorias le había dado al 641 pilotado por Alain Prost. De hecho, había sido el propio Prost quien intervino en su desarrollo. Aunque por otro lado, se dice que su auténtico progenitor fue el 333 SP WSC-prototype presentado apenas dos años antes, cuya cilindrada ascendía a los 4.0 litros y montaba unas especificaciones concretas para las carreras de resistencia.

 


Hablando en plata. Cuando el Ferrari F50 se presentó al mercado de 1995, este equipaba prácticamente toda la tecnología que la firma italiana utilizaba en sus monoplazas de fórmula 1.


 

En su versión de calle el F50 emitía un canto celestial de 520 cv de potencia a 8000 rpm. Estos datos se deben en parte a un aumento de cilindrada hasta los 4.7 litros en aras de un mayor par. AL final terminó por ofrecer 470 Nm a 6500 rpm. El grupo propulsor estaba fijado al chasis del coche, y gracias a soluciones de ingeniería como aquellas el mismo propulsor pasaba a ser una parte influyente del propio chasis. Si había que destacar algún defecto era su peso, pero Dallara y ATR se encargarían de eso. Había que rivalizar directamente con los McLaren F1 LM de 680 cv, y para ello, también el V12 debía de sufrir una buena dosis de tratamiento italiano.

De los 1400 kg de peso, Dallara solo dejo 909 kg. Había realizado un trabajo de aligeramiento brutal. La potencia del V12 ascendió hasta los 750 cv a un régimen de giro de 10.500 revoluciones por minuto, gestionada mediante una nueva transmisión secuencial de 6 relaciones con embrague carbocerámico. Su paquete aerodinámico también fue intervenido con nuevos spoilers, una pronunciada toma de aire en el techo que nutría de aire fresco al furioso V12 y el prominente alerón que gobernaba su zaga. Se fabricaron hasta 3 unidades.

1996-ferrari-f50-gt-22Una vez terminado, el coche fue testado por Nicola Larini, el entonces piloto de fórmula 1 que aún figuraba en las filas de Ferrari. El resultado fue un éxito. El trabajo de Dallara logrando un chasis ultraligero, la evolución del V12 por parte de Ferrari y las experimentadas manos de Larini, situaron al F50 GT por encima del propio prototipo 333 SP.

A punto de concluir todo el proceso de desarrollo, la BPR Global GT recibía un nuevo cambio titulado Campeonato FIA GT. Porsche había explotado al máximo el reglamento con su 911/996 GT1, declarando un domino absoluto en la competición y en cierto modo vaticinando el futuro de la nueva categoría GT1. Los alemanes no habían trabajado en un deportivo para adaptarlo a las carreras,  directamente habían disfrazado de 996 a un prototipo construido desde cero. No se sabe si estos fueron los motivos que llevaron a Ferrari a abandonar el proyecto F50 GT, pero aquel superdeportivo de maranello nunca llegó a competir. Los tres chasis fabricados se vendieron a compradores privados y los italianos terminaron olvidando todas las categorías para centrarse en la Fórmula 1.

 

 

Fuente: carthrottle , auto.ferrari

También te puede interesar