Home Competición Ford Falcon XE #17 Dick Johnson, Hardies Heroes 1983

Ford Falcon XE #17 Dick Johnson, Hardies Heroes 1983

written by Héctor Jáñez 15 noviembre, 2019
Ford Falcon XE #17 Dick Johnson, Hardies Heroes 1983

En mi opinión, y aunque por norma general está menos valorada dentro del entorno del aficionado medio, la cultura automovilística australiana está un paso por delante de la del nuestro nuevo continente. Un claro ejemplo son las 160 vueltas sobre el trazado de Mount Panorama, recreando lo que a día de hoy sigue siendo el idilico evento de resistencia titulado Bathurst 1000. Desde tiempos ya muy pretéritos el shootout de una única vuelta por la pole position del Bathurst 1000, se trascribió en un anexo de la carrera denominado Hardies Heroes, algo que ya llevaba siendo una praxis desde los tiempos de los poderosos Grupo C.

1983dj

Hoy, treinta años nos separan de la atroz imagen que nos ilustra sobre estas líneas. En aquella ocasión la Hardies Heroes tuvo lugar la mañana de un un sábado de 1983, transcribiéndose en uno de los más fatales accidentes de los anales de Bathurst. Su protagonista, la leyenda en vida Dick Johnson. Por aquel entonces, el australiano pilotaba un novicio Ford Falcon XE que sustituía al célebre XD con el que se proclamó campeón de Bathurst 1981 y de la ASTC de 1981 y 1982.


Aquel era el mismo Ford Falcon XE que había quedado en cuarta posición un año antes, en 1982, pero que había sido excluido por montar culatas “ilegales”.


La unidad había sido ensamblada en aras del evento de resistencia de 1982, apenas un año antes, donde aún conservaba el distinguido azul del Tru-Blu Steel Tubing. Para 1983 el coche fue modificado en aras de las nuevas homologaciones, incluyendo unos neumáticos de mayor tamaño, un nuevo kit aerodinámico y unas nuevas culatas directamente importadas de Norteamérica. Así mismo, comenzó a hacer gala del nuevo traje verde, el cual se había configurado mayormente para la distinción de los eventos de resistencia, estrenándose en Oran Park, después en Sandown y finalmente en la cita que nos ocupa, en Bathurst.

flat,1000x1000,075,f

Aquel año Dick Johnson había conseguido una sexta plaza en la ATCC, pero sobre el trazado de Mount Panorama, durante aquella mañana de sábado en la ya reconocida Hardies Heroes, estaba exprimiendo al máximo todo el poder del V8 351 que llevaba bajo el capó de su XE. Mientras el pie derecho de Johnson ambicionaba la pole position, su vehículo ya había estado al límite en algunos puntos del trazado australiano. Con una conducción tan al límite, el culmen llegó en la salida de la curva de Forrest´s Elbow con desembocadura en la recta de Conrod Straight. Solo un ligero toque de freno antes de entrar en Forrest´s Elbow habría bastado para que el poderoso Falcon no se deslizara sobre el muro compuesto de neumáticos, golpeando el tren delantero de primeras, y rompiendo con el impacto la columna de dirección. Para más inri, el golpe provocó un efecto rebote a causa de la goma de los neumáticos, levantando ligeramente el morro del XE y provocando que este perdiese el contacto con el pavimento durante un breve instante. Al caer y volver a contactar con el asfalto, la potencia transferida a las ruedas del tren delantero que alojaba el poderoso V8, dio un violento latigazo provocando que el vehículo saliese despedido hacía la zona arbolada colindante.


Sorprendentemente, Dick Johnson salió ileso del fatal accidente y estuvo disponible para correr la posterior carrera de resistencia, por supuesto, con un nuevo Falcon XE.


151267-dick-johnson

*Una vez destruido, algunos de los fragmentos del vehículo se convirtieron en amuletos y objetos de culto para los más devotos.


La gran zona arbolada colindante al lugar no supuso el mejor desenlace para un accidente a tal velocidad. Las imágenes hablan por sí solas. El Falcon XE de Johnson se destruyó a medida que atravesaba los apéndices del Mount Panorama, todo un amasijo de hierros del que apenas los mecánicos pudieron salvar el motor y la caja de cambios. Lo realmente sorprendente fue la impunidad con la que el piloto australiano logró salir de tal accidente. Apenas un corte en el ojo, algunos dolores en el cuello y una ligera amnesia temporal, fueron las escasas secuelas de la escalofriante imagen que encabeza estas líneas.


Tras el accidente, el vehículo dañado fue enviado de regreso a Queensland, donde el equipo logró salvar el motor y la caja de cambios. El resto del vehículo fue destruido.


Johnson-2-Sandown-ATCC-1984-AN1

El domingo un joven Dick Johnson estaba a plena disposición para un gran evento en el que, junto a su compañero Kevin Bartlett, ocuparían la décima plaza de la parrilla. Obviamente hubo que reponer un nuevo Ford Falcon XE, concretamente un ex-Andrew Harris y Bob Morris al que tras una larga noche de competencias en el taller se le trasplantó, tanto el bloque motor como la transmisión del XE accidentado. El nuevo coche incluso entró en cabina para ser repintado de verde y así poder lucir el incuestionable dorsal 17 de Johnson, llegando a la línea de salida aún con la pintura fresca. Esfuerzo en vano, los resultados deseados no cuajaron y tuvieron que abandonar la carrera tras comenzar a sufrir algunos problemas eléctricos trascurridas 61 vueltas. Aquel Ford Falcon XE por contrapuesto, se catolizó como un epígrafe de la Hardies Heores, una unidad de cotizaciones en alza, mayormente justificadas por la polémica esfera que le envolvió durante aquella temporada de 1983.

 

Fuente: supercars.

También te puede interesar