Home Competición Especial Alfa Romeo 155. Al completo todas y cada una de sus caras más salvajes.

Especial Alfa Romeo 155. Al completo todas y cada una de sus caras más salvajes.

written by Héctor Jáñez 21 marzo, 2018
Especial Alfa Romeo 155. Al completo todas y cada una de sus caras más salvajes.

La reputada imagen de la que hoy en día goza el Alfa Romeo 155, nos lleva a pensar que nació como un vehículo acreditado e influyente. Más aún si atendemos a la rotunda popularidad que atesoró durante su actividad ejerciendo como superturismo, imperante y aún más sobresaliente en Alemania, la entonces sede de la Deutsche Tourenwagen Meisterschaft, categoría reina. Lejos de todo eso, bastante compleja se presentó la adecuación de este fenómeno a las filas del Biscione, que nada más ser concebido ya tuvo que enfrentarse a una reacia comunidad alfista, intensamente influenciada por el 75 y la tracción trasera. Para más inri el 155 llegaba con tracción delantera y compartía plataforma —Fiat Tipo— y banco de órganos con Fiat. ¡Qué escándalo!

Esos eran los modos con los que se venía el oscuro nacimiento de esta elegante berlina italiana, la cual se ganó cada gota de su estatus a pulso.

1b1dc75f880b780692b768095db079db

No es descabellado pensar que en aquellos tiempos el futuro del 155 pudo estar en el aire, si bien en la actualidad por suerte, ya todos conocemos el desenlace de su historia. Bajo la máxima de sin prisa pero sin pausa, se fue abriendo hueco en un mercado que ya venía reivindicando segmentos D de cualidades similares a las suyas. Esto era un buen aliciente comercial, pero lo mejor del italiano fue sin duda el nutrido programa de competición que le fue asignado. Y es que la suya fue una apretada agenda que tomaría partido en prácticamente todas las series reconocidas a lo largo del globo.

– Gran Turismo Alleggerita

Gran Turismo Aligerado (GTA).  Ese era el acrónimo a través del cual los italianos venían encarnando sus ideas más coléricas desde hace más de cinco décadas. Más reconocidos son esos últimos 156 y 147; ambos seguidos de las susodichas siglas, pero sin ser más que una prosecución de las previas actividades italianas con el 155 y más anteriores aún con el propio Giulia GTA. Pero vayamos por partes. Es importante esclarecer que el 155 GTA¹ no era una prolifera versión de calle que posteriormente derivó a la competición, si no que su definición ideal es la de coche fabricado en exclusiva para competir en circuito. Por tanto, la suya fue una concepción más bien antagónica.

¹No confundir con los Alfa Romeo 155 TI-Z / GTA-Z que posteriormente construyó Zagato y que bien distintos eran de los auténticos GTA elaborados por Alfa Corse.

gt_a

En 1992 la escultura roja que encabeza estas líneas comenzó a ganarse un estatus en el Campeonato Italiano de Turismos, con Nicola Larini y Alessandro Nannini como principales aliados. Estéticamente su aspecto no difiere en demasía con el de un 155 al natural, al menos para ser un coche de pura elaboración racing. Es escudriñando en sus adentros, cuando uno se da cuenta de lo que solapa la divina consonancia roja e italiana. Tampoco está demás puntualizar que, ciertamente las ilustraciones de su composición mecánica son más bien limitadas, sabiendo escasamente que el bloque GTA parte del gen Q4, y por lo tanto, indirectamente también calza material genético del Lancia Delta HF Integrale.


El GTA se inspiraba a partir del Alfa Romeo 155 Q4, y sabiendo que este a su vez equipaba tanto el bloque, como la transmisión integral del Lancia Delta HF Integrale, podemos inferir que hay un poquito de Lancia en estos enigmáticos GTA de carreras.


8061012925_3d1cc037c4_b

El bloque Q4 Turbo derivado de Lancia, el cual sirvió para que Alfa Corse hiciera lo suyo y nos regalara el GTA.

El 4 cilindros de 2.0 litros y 16 válvulas, dotado inicialmente de un turbocompresor Garrett T3, fue presentado como el cimiento para que Alfa Corse comenzara a erigir su obra. Del mismo modo se mantendría el sistema de tracción integral del Delta HF, si bien para la ocasión el del Biscione ofrecía un reparto del 33% para el tren delantero, frente a un 67% para el eje posterior. Debido a las normativas FIA, la cilindrada permaneció invariable sobre los 2,0 litros, pero la potencia amigos míos.. Los 400 cv a 6.500 rpm y los 500 Nm a 4.500, eran unos datos escandalosos que se acentuaban aún más al tomar consciencia de que ‘solo’ se trataba de un ‘elemental‘ 2,0 litros de 4 cilindros. Eso al menos en una época, en la que la obtención de potencia era algo muchísimo más meritorio y laborioso que en la actualidad. La sustitución del turbo por un Garrett T2, que soplaba a 2,5 bares y un enorme intercooler aire/aire, seguro tenían parte de culpa de aquel derroche potencial, pero no cabe la menor duda de que hay muchos más cómplices involucrados, con un difícil acceso.

729a96551e5d9cf75d8bc9247b169970

– Único en el mundo: 155 GTA Stradale

Dejando a los GTA a un lado, es importante y a la vez enriquecedor continuar nutriéndonos con la vasta sucesión familiar de estos 155. Por ello, el coche que vamos a tratar a continuación no es otro GTA más. Ni tan siquiera forma parte de la pequeña tribu creada por Zagato, de la que hablaremos más adelante. El coche que aparece en la fotografía inferior es único en el mundo y es conocido como Alfa Romeo 155 GTA Stradale. Si ya nos cuesta recolectar especificaciones puntuales sobre el GTA, de este, conocido como El Santo Grial, ya no digamos.


El único 155 GTA Stradale fabricado fue utilizado como safety car en el Gran Premio de Italia, celebrado en el circuito de Monza.


¿Y por qué aquello del ‘Santo Grial‘? La historia comienza a forjarse a través del laurel que el GTA acaparó en la carreras de superturismos. Insaciable de evolución y siempre evocando a su espíritu competitivo, la firma italiana decidía dar una vuelta de tuerca al mejor de sus 155, en las instalaciones de Abarth. Durante aquel ensayo nació un número 155 masivo, el adalid, un culmen de los más avanzados medios tecnológicos de Alfa Corse y Sergio Limone, —ingeniero de Abarth— reunidos en un vehículo de apellido Stradale. El proyecto se terminó con ciertas pretensiones, pero tras sucederse, un jarro de agua fría sobrevino a todo el equipo, quien ipso facto desestimó su producción tras valorar los abrumadores costes de producción.

5d08a6dfa84c9b0c913cc3e5a534c5f1

La foto superior nos muestra el único Alfa Romeo 155 GTA Stradale fabricado en el mundo. Aún con su kit aerodinámico sin pintar, probablemente refleje una de las escenas de su periodo de prueba.

Sería Davide Cironi, un apasionado de los coches italianos que se dio a conocer por sus excelentes pruebas en Youtube, quien bautizaría al genuino modelo como el Santo Grial, tras dar con la única unidad en el mundo después de largos meses de búsqueda e investigación. El coche se hallaba reposando en un garaje italiano junto a otros muchos tesoros de época, y aunque este había conocido tiempos mejores, el latir del 2,0 litros demostró sin bacilar su impasibilidad al paso del tiempo. ¡Pasen y vean!

– Alfa Romeo 155 TI-Z / GTA-Z. Un majar nipón

En un currículum tan extenso como el del 155, era obligada la mención de esta serie especial. Algunos afirman que el carrocero Zagato ‘robo’ los ideales que previamente habían dado concepción al Stradale, ya que este tomó como base el mismo Q4, junto a una pizca de los prolíficos TS. Zagato, mano a mano con Ercole Spada, proponían una nueva traducción del 155 GTA Stradale, de mayor fertilidad que el aislado Adán que pasó a servir como safety car. TI-Z y GTA-Z: Turismo International Zagato y GTA Zagato correspondientemente, eran los designios para aquellas manufacturas del carrocero.

No cabe la menor dudad de que fue un proyecto con cierta envergadura que quizás, se empañaba al ser comparado con el primario Stradale. Eran muchas e importantes las diferencias que delimitaban la calidad entre ambos, por ejemplo, la exquisita nutrición de fibra de carbono del Stradale, frente a una dieta a base de fibra de vidrio del Zagato. Otro de los factores con mayor interés fueron las especificaciones con las que Alfa Corse y Limone bendijeron el chasis Stradale, recurriendo Zagato por el contrario, a los chasis 155 estándar. De las prestaciones ya mejor ni hablar. Aún así, la de Zagato es una interpretación digna de mención, sin olvidar que, misteriosamente, únicamente tuvo como destino el mercado japonés.

alfa_romeo_155_v6-ti-1993-dtm-champion

– The Champion: 155 V6 TI

Este ya lo conocemos a fondo, y ni él ni la propia Alfa Romeo tuvieron el más mínimo interés en ocultar sus vergüenzas. El particular V6 a 60º no solo fue una de las mejores maravillas que nos dio la década de los 90, si no que fue el motor más potente de la mismísima DTM; la Clase 1, donde prácticamente todas las modificaciones estaban permitidas. Sus victorias le avalan. Tracción integral, tres diferenciales, caja manual de seis relaciones y un reparto de pesos envidiable, solo son algunas de las alajas que me vienen a la cabeza y que se recogen en esta versión, que cierra el nutrido currículum del 155.

Conociendo su historia es fácil entender la inmancillable reputación de la que hoy goza esta celebridad italiana, un peso pesado que irónicamente, nacía entre resquemor y escepticismo. Simplemente el hecho de optar a un modesto TS, ya es toda una experiencia de conducción. Palabra de alfista reconocido.

También te puede interesar