Home Clásicos El misil tierra-aire que nos hizo soñar con los familiares. Audi RS2.