Home Competición Distintas caras sobre la pista: Alfa Romeo 75 Turbo.

Distintas caras sobre la pista: Alfa Romeo 75 Turbo.

written by Héctor Jáñez 11 diciembre, 2017
Distintas caras sobre la pista: Alfa Romeo 75 Turbo.

Hablar del Alfa Romeo 75 es hablar de un nacimiento que, inevitablemente debemos vincular con la inauguración del Campeonato Italiano de Supertursimos a mediados de los años 80. Con el estreno de un evento de tal magnitud en su propia cuna, la marca del Biscione arrojaba distintas pruebas sobre el circuito de Monza, entre otros, de hasta tres configuraciones de su producto estrella, la exquisita berlina bautizada bajo el número 75. Las distintas configuraciones de la joya italiana se destinaron a los niveles variables del campeonato nacional, todas ellas con un rendimiento destacable pero con un importante salto experimental. Hoy, destripamos tres de aquellas unidades para conocerlas a fondo.

8978d12778670fade2bfc1b0b30b10c9Aunque parezca fácil reconocer a los distintos Alfa Romeo 75 inscritos en competición, lo ideal es valorar sus puntos clave y disipar toda duda a la hora de reconocerlos. En lo más alto se encuentra el Gr.A1, altamente personalizado tanto estética como técnicamente. A simple vista, el principal atractivo era su espectacular kit aerodinámico, destacado en mayoría por el gran spoiler delantero y el prolongado alerón diagonal que gobernaba su rectilínea zaga. Se combinaba con unas llantas de 17 pulgadas y unos espejos retrovisores enclaustrados a la carrocería, reflejando el habitual aspecto de coche de carreras de la época. A todo ello hay que sumarle un capó y puertas fabricados en kevlar y fibra de carbono, ajustando el peso hasta el límite que permitía el reglamento, una asignatura siempre imprescindible que le otorgaba a esta versión un exiguo peso de 976 Kg.

Capaz de girar por encima de las 6500 rpm, el Alfa 75 Gr.A1 y su motor turbo de 1.8 litros, arrojaba unas prestaciones en torno a la barrera de los 300 Km/h. Era sin duda el paladín de todos los número 75, el más ágil de estos tres que tenemos aquí hoy y el único capaz de ser incluido en la categoría de turismos con altas posibilidades de modificación.


Para entender las diferentes escalas en la que se mueven estos tres portentos, es necesario conocer los diferentes criterios técnicos con los que fueron construidos.


7bb0a3a4460fb692c8933c35ed295ccc-rally-car-wagon.jpg

Alfa Romeo 75 Gr.A1.

Preparados por el Tecnica Racing Team para ser los verdugos del Campeonato de Turismo Italiano, sus importantes diferencias no afectaban a ninguno de ellos a la hora de ofrecer un sobrado rendimiento y emociones. Incluso la unidad de serie ya conseguía un 0 a 100 Km/h en 8,9 segundos, pero lo complicado fue exprimir los 400 cv declarados finalmente por el motor de 1.8 litros que inicialmente se conformaba con 165 cv. De igual forma, los Gr.N3 ascendían hasta los 204 cv, mientras los Gr.A3 se “conformaban” con la fertilidad de sus 280 cv.

En el nivel más bajo se encontraba el Gr.N3, —turismos de serie con modificaciones limitadas— cuyos dotes de comportamiento eran más cercanos a la versión de serie por su “reducido” nivel de personalización. Las nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas, una suspensión con un carácter más radical que reducía su altura al suelo y el patrocinio de RCM, arropaban a lo que podría catalogarse como un Quadrifoglio con una “modesta” puesta a punto. Y digo modesta porque en comparación con las cifras obtenidas por sus hermanos, puede que parezca quedarse escaso. De lo que sí estoy más que seguro, es de que aquellos 204 cv a 6.000 vueltas sacaban una sonrisa a cualquiera. Mantenía incluso las medidas de los neumáticos de la versión de calle, aunque tras ellos escondía un equipo de frenos de disco autoventilados que se nutrían de aire fresco a través de nuevas tomas de aire situadas en su spoiler delantero.

75-gr-n3.jpg

Alfa Romeo 75 Gr.N3.

El aumento potencial de esta unidad se lograba con la afinación de ciertos componentes móviles del bloque original. Y repito, puede que junto a las otras dos unidades el incremento conseguido se viese menguado, pero analizando la unidad de forma independiente es cuando nos damos cuenta del gran trabajo invertido en aquella tecnología de serie. Su sistema de alimentación electrónico —Bosch LE2-Jetronic— fue reprogramado y mientras, la presión del turbo ascendía de 0,7 a 1,4 bares, manteniendo en el conjunto la transmisión de fábrica.


Era el más humilde de los tres, pero solo a costa de las dos bestias que tenía al lado. Independientemente, hoy daría más de un susto a un buen puñado de berlinas actuales.


A mitad de tabla se posicionaba el Gr.A3, el más homogéneo quizás, por su gran potencial y por no requerir de unas manos intensamente experimentadas que lo dominasen como sucedía con el Gr.A1.

1.jpg

Alfa Romeo 75 Gr.A3.

A diferencia del modesto Gr.N, esta unidad, junto al todopoderoso Gr.A1, recibió modificaciones mucho más profundas. Se reducía la cilindrada en pequeñas dosis recortando el diámetro de los pistones, ahora de nueva factura. Lo mismo sucedía con los árboles de levas y las válvulas, lo que implicaba la sustitución del sistema de alimentación a un Motronic M.1.2. Tampoco falto tiempo para armonizar su cigüeñal y con él las bielas.


Escasas son las diferencias estéticas con el Gr.N. La suspensión regulable reducía la distancia al suelo, y unas llantas de 17 pulgadas cobijaban a sus neumáticos slicks sobredimensionados.


Las grandes diferencias afloraban a la hora de mentar la sobrealimentación. Mientras que el GR.A3 conservaba el Garrett T3 con intercooler de serie, el A1 se beneficiaba de un nuevo turbocompresor Garrett T2 evolucionado, y su IC fue reposicionado en el frontal del vehículo. La unidad que ves sobre estas líneas funcionaba con presiones muy parejas a las del Grupo N, — su turbocompresor soplaba a 1,5 bares— pero el rey de los 75 se permitía sobrealimentarse con presiones de 2,0 bares con la posibilidad de incrementar con picos de 0,2. El aliciente del Alfa 75 Gr.A3 es que al igual que el A1, fue dotado con la caja de cambios deportiva de piñones rectos y el embrague bidisco cerámico, completándose con un diferencial autoblocante disponible en las tres unidades.

Después de esto, no cabe decir que sigue siendo un coche mágico, una unidad que sin duda, siempre recordaremos en tiempos de vanguardia. Si os sobran unos minutos y queréis verlos en acción, Youtube nos ofrece una gran colección audiovisiual protagonizada por este astro italiano. Merece la pena.

Fuente: Alfa75Turbo.com

También te puede interesar