Home Actualidad Citroen C6. El gran buque encallado. 

Citroen C6. El gran buque encallado. 

written by Héctor Jáñez 12 diciembre, 2016
Citroen C6. El gran buque encallado. 

Por Héctor Shavershian. 

 Durante décadas Citroën ha sido una compañía con un éxito innegable en la producción de berlinas de gran tamaño, con tracción delantera y gran confort de marcha. Ingredientes imprescindibles en sus recetas como su evolucionada suspensión hidroneumática, han sido claves para ganarse la confianza de varias generaciones. Después de haber ofrecido diferentes productos los cuales ostentaron el título de coche del año (hasta 9 veces en los últimos 40 años) y encabezado las listas de ventas, no todas las berlinas que han lucido el doble chevron han llegado a buen puerto. El C6 es una de ellas, y esta es su historia.

Citroen C6 HDi 240 FAP

citroen-c6-3

 La grandeur de la automovilística francesa se caracteriza por haber apostado desde tiempos remotos por las grandes berlinas de carácter lujoso, y no hablo únicamente en nombre de Citroën con su famoso CX y su posterior XM, si no que también tenemos a Renault con su R25, su Safrane, e incluso con los recién extintos Vel Satis y Avantime. También Peugeot lo hizo con su 605, y posteriormente entrando en el nuevo siglo con su imperioso 607. Hubo tiempos más prósperos donde estas soluciones triunfaron en un mercado más discreto, perdurando así durante varios años tras alcanzar unas cifras de ventas lo suficientemente discretas. En cambio, si nos vamos a los modelos pertenecientes al nuevo milenio, todos ellos tienen algo en común, y es por decirlo de alguna manera, el fracaso comercial. Aunque el declive de las marcas francesas en el que fuera uno de sus segmentos más anhelados comenzase a partir de los años 80, no fue hasta mediados de los años 90 donde realmente el mercado europeo se empezó a empapar de berlinas alemanas como el Serie 5, el Clase C, o el VW Passat, provocando incluso la deslealtad de los clientes patrios hacia sus propios productos.

 Si hay una cosa clara en el diseño de este gigante Citroën, es que está claramente inspirado en los modelos más carismáticos de los años 70, como fueron el CX y el GS/GSA. Esta berlina de línea aerodinámica y rasgos afilados, rozaba los 5 metros de largo, por 1,86 de ancho y 1,46 de alto. Una vez con sus medidas en la libreta, obviamente debemos trasladarnos al segmento E donde se encuentran los cachalotes más robustos que podemos encontrar en el mercado.

c6-15

 En 2005 Citroën decidió sustituir el puesto del XM en el segmento E con el lanzamiento del C6. Este modelo basado en un claro concepto premium, estaba destinado directamente a arrebatar las ventas de los triunfales A8 y Serie 7. Pero aunque pueda parecer demasiado pretencioso, su equipación y acabados disponían de argumentos suficientes para conseguirlo.

 Con tecnologías inéditas en la época como el Head-Up Display, capó activo, sistema de cambio de carril AFIL, alerón regulable según la velocidad, iluminación autodireccionable, navegador con disco duro integrado y un largo etcétera, este francés estaba decidido a no agachar la cabeza frente a ningún alemán.

 Sus mecánicas fueron asociadas a los conocidos bloques V6 del grupo PSA en colaboración con Ford, tanto en su versión diésel HDi de 2.7 litros y 208 cv, como en la de gasolina, que incorporaba una cilindrada de 3.0 litros, cuatro válvulas por cilindro y 215 cv de potencia. También se ofreció una versión más económica que incorporaba un 4 cilindros de 2.2 litros con 173 cv, el cual se quedaba algo escaso para las dimensiones del soberano C6. Al final de su carrera el modelo solo se ofrecería con una mecánica HDi evolucionada que sustituyó al V6 de 2.7 litros, por un 3.0 litros de 240 cv y 450 Nm.

peugeot_407_coupe_v6_3-0_hdi_2

 Así mismo, las versiones más potentes con motores V6 equipaban una transmisión automática de 6 relaciones, mientras que el HDi más básico equipaba una manual con las mismas velocidades.

 Todo el mundo conoce la técnica y confort de marcha de Citroën en cuanto a sus suspensiones, y en el caso del C6 no iba a ser menos. En esta ocasión, los de Velizy escogieron para el modelo dos opciones diferentes de suspensión que se dividirían en razón de sus versiones. Mientras que las motorizaciones V6 equipaban la suspensión hidroactiva de flexibilidad y amortiguación pilotada, para la versión más básica con motorización HDi se le asociaría la famosa suspensión Hidractiva III +.

 En cuanto a seguridad, el gran cachalote de Citroën también estaba bien cubierto. Y es que prácticamente cuando llegó al ocaso de su carrera, el C6 solo ofrecía con el acabado Exclusive, el cual incorporaba todos los lujos posibles de serie. Reposacabezas activos para los asientos delanteros, 9 airbags, capó activo, alerta involuntaria de cambio de carril, cristales laminados con insonorización, sensores de aparcamientos delanteros y traseros, lavafaros, retrovisores eléctricos, navegador con pantalla a color, Head-Up Display proyectado sobre el parabrisas, faros bi-xénon autodireccionables, climatizador bizona, control de crucero y la mencionada suspensión hidroactiva. Tengamos en cuenta de que no hablamos de la actualidad, si no de un vehículo que hace siete años ofrecía todo lo mencionado por un más que ajustado precio de 48.000 euros.

citroen_c6_1st_sedan4d-2252

 Eran esos pequeños detalles los que modelaron de alguna forma la fama que obtuvo Citroën a través de berlinas amplias y  estando un paso por delante en cuanto a calidad y exclusividad. Detalles como su fantástica suspensión, sus afiladas carrocerías de corte hatchback apostando por las lunas traseras moldeadas, la incorporación de una elegante distinción con finuras como las puertas sin marcos a una berlina de casi 5 metros, o su alerón retractil el cual se inclina automáticamente según la velocidad. Eran esos pequeños detalles..

 Lanzado en 2005, igual que muchos de sus predecesores, el C6 fue un vehículo que llegó muy avanzado a su época, tanto en diseño como en tecnología. No era superado por ninguna berlina generalista de su categoría y podía adquirirse repleto de extras tecnológicos de última generación por un precio muy inferior al de sus coetáneos premium. Su imagen y personalidad únicas fracasaron en un mercado centrado en torno a la Autobahn.

 

También te puede interesar