Home Clásicos BMW M3 Compact #e36 1996. Un exótico secreto a voces.

BMW M3 Compact #e36 1996. Un exótico secreto a voces.

written by Héctor Jáñez 11 octubre, 2017
BMW M3 Compact #e36 1996. Un exótico secreto a voces.

Hace poco tuve la suerte de probar una buena unidad BMW 323ti Compact. El coche en sí, no sólo me sorprendió gratamente, si no que me dije: tengo que compartir con mis lectores el buen sabor de boca que me ha dejado esto, que, sin tener precisamente ningún atributo diferencial con respecto a las versiones coupé, me ha conquistado.  Mientras me dedicaba a leer las pruebas de la época en las oscuras cavernas de Internet, recordé un artículo que me llamó la atención hace ya algún tiempo. Se trataba de raros prototipos de BMW.

Cuando en 1991 la Serie e36 comenzaba su gran aventura por el mercado europeo y estadounidense, a pesar de ser ciertamente más costoso que su rival más directo, el Clase C de Mercedes-Benz, sus ventas siempre se mantuvieron en una horquilla envidiable.

Secret-BMW-M340

La fuerte demanda de la nueva Serie 3, encendió la bombilla de la directiva bávara. Si bien ya tenían en catálogo un práctico sedan, un coupé de altos vuelos y una versión familiar, capaz de equipar toda la gama de motores de 6 cilindros de última generación, la guinda del pastel sería la incorporación de un compacto de carrocería hatchback, dirigido a un público más juvenil y dinámico. Nacía el BMW Serie 3 Compact, el padre de la Serie 1 y Serie 2. 


Con 150 Kg menos que el resto de los M3, este Compact era más ágil, más estable y con un carácter aún más intransigente. Declaraba la revista alemana “auto motor und sport” tras una prueba de la época.


Lo cierto es, que aunque no se llegó a comercializar oficialmente, BMW se involucró en la fabricación de todo un M3 Compact. Por desgracia, el exótico modelo gestado en 1996, se quedo en otro de los prototipos enclaustrados bajo la cerradura bávara. Por entonces, la directiva de BMW declaró que su principal objetivo con la producción de esta unidad aislada, era presentar al público más juvenil de que estaban hechos realmente los vehículos de BMW Motorsport.

Si bien el M3 Compact pretendía ser el portal de entrada al mundo de Motorsport para los más jóvenes, Jakob Polschak, el jefe de producción de prototipos de la división Motorsport, declara que, este es sin duda el auténtico antepasado del carismático BMW M2. También nos desvela que probablemente de haber entrado en producción, el BMW M3 Compact habría reducido su potencial con respecto a sus hermanos sedan y coupé. Pero al único prototipo fabricado, se le concedió el honor de gozar de los 321 cv que arroja el S50B32 de 6 cilindros y 3,2 litros. Un potencial que en un vehículo de apenas 1,3 toneladas, no es moco de pavo.

El M3 Compact no sólo era un M pura sangre con todo lo que conlleva, si no que era un producto más bestia en todos los aspectos. Puede que durante el inicio del proyecto, la directiva alemana pusiese importantes expectativas comerciales sobre el modelo, pero analizando metódicamente muchos de sus compuestos finales, mi conclusión es, que a mitad del esquema, su concepción sufrió un drástico cambio que terminó por radicalizar un modelo sin demasiados pronósticos de mercado. El peso se redujo mediante el uso de materiales como la fibra de carbono que componía sus asientos deportivos. Pero eso no es todo. En este punto, se puede clasificar al prototipo como pionero, en esta ocasión, de las cuatro salidas de escape en las M Series. No incorporaba el clásico escape doble de los M3, si no que lucía cuatro salidas bestiales enclaustradas en su difusor.


En la actualidad, se pueden ver varias unidades de BMW Compact cuyos dueños han optado por un swap a S50 y el resultado es sencillamente bestial.


Por supuesto, el setup de su bastidor fue tratado con especial mimo para presentar  especificaciones propias, siendo también los materiales como la Alcantara un habitual de su habitáculo. Por otro lado, los extras eran nulos. Se había decidido que para el Compact M3 sobraba toda concesión al lujo. No obstante, la reducción de peso era un concepto que por entonces se concentraba más en los vehículos de competición, pero que en este M3 Compact precisamente, fue de importante consideración. Un factor que por si fuera poco, también afectaba a un mejor rendimiento de su equipo de frenos.


La estricta dieta y la reducidas cotas del M3 Compact conseguían un 0 a 100 Km/h en 5,3 segundos.


Bajo los alardes de los redactores que tuvieron la suerte de realizar la prueba a este Adán de los Compact M, se podría decir que BMW pecó de vacilación al no aprobar la producción de este proyecto. Nunca se supieron los motivos.

 

Fuente imágenes: BMW Blog

También te puede interesar