Home Clásicos BMW 318ti E36 >> ACS3 3.2 Compact by Schnitzer. Conoce al Compact más brutal jamás fabricado.

BMW 318ti E36 >> ACS3 3.2 Compact by Schnitzer. Conoce al Compact más brutal jamás fabricado.

written by Héctor Jáñez 12 abril, 2018
BMW 318ti E36 >> ACS3 3.2 Compact by Schnitzer. Conoce al Compact más brutal jamás fabricado.

¿Te imaginarías pagando 40.000 euros por un BMW 318ti Compact, allá por 1997? Interrogante cuanto menos disparatado si no somos conscientes de que aquel inocente Compact, albergaba en sus adentros uno de los agregados más virulentos que entonces podía propiciar un preparador anexo a la marca. Eran tiempos en los que el preparador AC Schnitzer, influyente cuanto menos con la sintonía de vehículos bávaros, se hallaba en pleno festejo con motivo de sus primeros 10 años procesando hitos alemanes. Gracias a las buenas costumbres, en cierto modo implantadas por il Commendatore¹, los aniversarios empezaron a ser motivo de ediciones especiales, y este no iba ser menos.


¹ Uno de los muchos alias por los que se conocía a Enzo Ferrari.

AC_Schnitzer_10th_Anniversary

Una escasísima tirada de 10 unidades, o como los alemanes la bautizaron, ’10 Years Limited Edition’, fueron producidas en 1997. Año en que por cierto, la caja E36 ya se hallaba en maneras de cederle el relevo a los primeros E46. Estos aparatos no eran comercializados como tal, mas el cliente debía adquirir un respectivo BMW 318ti, cuyo desembolso partía ya entonces de unos 16.000 euros actuales. El siguiente paso era establecer contacto con Schtnizer y remitir la unidad interesada a Aachen, sede del susodicho. Un vez ahí, el equipo afinador ejecutaría su magia respondiendo a la generosa contribución del cliente. Así hasta en 10 ocasiones, 10 afortunados que conducirían un compacto de ensueño más exótico que el propio líder de la división ///M si cabe.

Instalar un motor de 3.2 litros en un vehículo de apenas 1100 kilos, se convertía por tanto, en una exhibición de los progresos acopiados por Schtnizer a lo largo de toda una década de prácticas. El 6 cilindros en línea asilaba 260 cv, facilitando un 0 a 100 Km/h en 5,6 segundos y la posibilidad de rodar a 258 Km/h. Nació inequívocamente, uno de los compactos más rápidos del mundo, si no el más de aquellos tiempos.


De frenada poderosa, con discos de 334 mm nada menos para el eje delantero, y de 328 mm para el trasero.


Dinámica cuidada la de este corto bicho, sin olvidar que todos ellos, sin excepción alguna en la familia Compact, se fabricaron conservando el puente trasero de los BMW E30. Propiedad beneficiosa cuanto menos esta. Resuelto esto, su paquete de suspensiones, etiquetado por los de AC como RS 10YLE, era contenedor de amortiguadores de gas, de unos muelles que rebajaban la altura en 35 mm nada menos —a la vista está— y de un par de estabilizadoras de nueva factura. Ingredientes que terminaban dando licencia al juguete definitivo.

Es en su calzado donde creo —y esto es una opinión completamente subjetiva— que el sintonizador patinó, dotándole de unas llantas de 18 pulgadas con neumáticos 225/40R. Siempre he sido partidario, sujeto a funciones prestacionales y también de confort, de dotar a las carrocerías E36 de un máximo de 17 pulgadas, si bien en juicio justo de Schnitzer hay que reconocer que en este caso las 18 le sientan como un guante.

E36_Jubi_compact_700x400_02

Concesiones al lujo pero con iniciativas deportivas. Así se podía disfrutar de unos interiores donde por supuesto, el cuero era el dominante, acompasado de unos inéditos detalles en fibra de carbono: clásicas molduras, carcasa de la palanca de cambios y consola central. Contrastados bordados rojos, recordaban quien era el artífice de tal obra, con pedales pomo y tirador del freno de mano en material aluminio, amén de algunas de las modificaciones más cíclicas de los 90.

El paquete aerodinámico seguía la estela de Schnitzer, discreto pero eficiente faldón delantero, faldones laterales sin estridencias y un paragolpes trasero que dejaba al descubierto una gran salida de escape ovalada, obviamente sellado por la compañía. Y no es de mi devoción el color negro en los coches, menos cabe en los E36, pero la imponente silueta y las decorativas bandas rojas ayudan a pasar por alto un desliz colorido. Y ahora, después de conocer todo el amasijo de condiciones que representaba este exótico Compact, llega la gran incógnita. ¿Pararías 40.000 euros por él? Antes de responder, ten en cuenta que hoy en día los bávaros vienen tasando un 125i mucho más frío, mucho más inerte, a un precio que brinca los 36.000 euros. De diversión ya ni hablamos.

 

Fuente: ac-schnitzer

También te puede interesar