Home Competición Ayrton Senna vs Alain Prost. Años 80.

Ayrton Senna vs Alain Prost. Años 80.

written by Héctor Jáñez 14 enero, 2021
Ayrton Senna vs Alain Prost. Años 80.

 

La Fórmula 1 es la categoría reina del motorsport. Esta disciplina máxima constituyó la supremacía del pilotaje, albergando en sus anales a los astros más conocidos del volante. Además, creo en la afirmación de que es la disciplina cuya etapa dorada se convirtió en la más longeva de todas, prácticamente hasta la llegada del nuevo milenio. Esto último, por supuesto, es una inferencia basada en mi punto de vista personal. Para rememorar uno de los momentos más álgidos de la categoría hay que remontarse en el tiempo algo más de treinta años, hacia el punto de inflexión que prohibía el uso del turbocompresor y dio paso a una nueva etapa de monoplazas con motores de aspiración natural.

A partir de 1989, los monoplazas de Fórmula 1 iban equipados con motores atmosféricos de 3.5 litros y una potencia aproximada de 680 cv. Cabe destacar a los preciosos Ferrari 640, los Ligier JS33 con su preciosa livery de Gitanes o los Lotus 101 amarillos Camel con motor Judd. Pero si hay un coche que dio que hablar aquellos años, fueron los McLaren MP4/5 blanco y rojo basados en la tradicional exposición de las libreas Marlboro.

 

 

La lista de pilotos no era menos espectacular: Nelson Piquet, Nigel Mansell, Stefan Johansson, Michelle Alboreto, Jean Alesi.. Nombres hoy en día históricos, algunos de ellos ya convertidos en leyenda. Y ya que no podía ser de otra forma, si los McLaren fueron los protagonistas de aquella temporada, también lo fue el duelo de sus pilotos: Ayrton Senna y Alain Prost. Los incidentes protagonizados por estos dos genios de la Fórmula 1 no han vuelto a tener equivalente en la categoría. Hoy, vamos a hacer un repaso por el fragor de la batalla, subrayando los momentos más tensos de este duelo sin igual.

 

– 1984. El diluvio de Mónaco.

Para entrar en calor es conveniente retroceder un poco más atrás, cuando todavía predominaba el turbo. El Gran Premio de Mónaco de 1984 es posiblemente la carrera en la que el astro brasileño obtuvo su ascenso a la élite. Aquel día, una lluvia frenética azotaba el asfalto de Monte Carlo. La pista se vio tan inundada que los propios bomberos tuvieron que verter agua sobre la zona del túnel para tratar de equiparar la cantidad de agua que se extendía por la misma. Niki Lauda y Nigel Mansell finalizaron su participación empotrándose contra el muro, pero Senna y su característico Toleman con doble alerón, que partieron en decimotercer lugar, en la vuelta 31 lograba situarse el número 2 a escasos segundos del lider, Alain Prost. Jacky Ickx, entonces director de carrera, suspendió el evento en aras de la seguridad, salvando a Prost de una derrota segura. Personalmente creo que aquel día, tanto Senna como el resto del mundo, pensó que aquella carrera fue del brasileño. La expresión de su cara en el podio hablaba por sí sola.

 

– 1988. Juego sucio en Paul Ricard.

Una de las primeras polémicas Senna/Porst acaeció sobre el circuito llano y monótono de Paul Ricard, en la llanura árida de las montañas ubicadas detrás de la costa mediterránea, entre Toulon y Marsella. Aunque los dos McLaren se posicionaban a la cabeza de parrilla —con los dos Ferrari por detrás—, Prost arrebataba la pole a Senna por primera vez aquella temporada, e impedía que el brasileño lograra su séptimo trofeo consecutivo. Es más, el francés no había vuelto a lograr una pole desde el Mónaco GP de 1986. Las pretéritas paradas en boxes de Senna con respecto a Prost, junto a una parada extra del francés con un problema en una de sus ruedas, pusieron a Senna por delante. En la recta de Mistral, un grupo rezagado de coches obstaculizó la escapada de Senna, en especial el Lotus de Nelson Piquet, que pareció entorpecer la marcha de su compatriota con total alevosía. Para añadirle más picante, Senna comenzó a sufrir algunos problemas con su transmisión y el adelantamiento de Prost fue inminente. El francés terminó cruzando la línea de meta 32 segundos por delante de Ayrton.

 


En 1988, Ayrton Senna logró nada menos que 13 pole positión. Dos de ellas le fueron arrebatadas por Alain Prost y una por Gerhard Berger.


 

 

– 1988. Una entrevista caliente.

Senna acababa de vencer en el Gran Premio de Alemania y las tiranteces entre los dos compañeros de equipo se estaban convirtiendo en la patente más solicitada del campeonato. Estaba a tan solo tres puntos de arrebatar el liderato a Prost y empezaba a esclarecerse que uno de los dos pilotos sería el vencedor de la temporada. En la posterior entrevista conjunta, Prost, tímidamente formula una pregunta: -“¿Sería posible ser iguales?” Senna, que entonces desbordaba carisma, sonrió y fue contundente: – “No. Solo puede haber un ganador”.

 

– 1988. Senna se proclama ganador. Prost, humillado.

Uno de los episodios más insignes de esta contienda se dio en Gran Premio de Japón, celebrado el autódromo de Suzuka. Era la penúltima carrera de la temporada, y como hábito, los McLaren partían en cabeza de parrilla. Con el semáforo en verde llegó el escándalo. Alain Prost sale disparado como un rayo para ponerse en cabeza, mientras que el McLaren de Senna se para repentinamente. Por arte de magia el brasileño logra devolver a la vida su motor, pero el contratiempo le relegó al puesto 14.

Tras 25 vueltas al trazado japonés, Alain Prost debió pensar que estaba sufriendo alucinaciones al distinguir por el retrovisor el casco amarillo y verde de su compañero. Tres vueltas más tarde, Ayrton Senna derramó su magia sobre Suzuka y adelantó a Prost, coronándose campeón del evento y del campeonato del mundo, incluso estando pendiente la última ronda de la temporada celebrada en Australia. Legendario.

 


En el Gran Premio de Mónaco de 1984, la leyenda Stefan Bellof también logró remontar nada menos que 17 posiciones. Todo ello con un vetusto Tyrrell de aspiración natural.


 

 

-1989. La ruptura de San Marino.

Era la segunda carrera de la temporada 1989 y el equipo británico había protagonizado un comienzo desastroso en Brasil, a pesar de que Senna volvía a obtener la pole. Como medida preventiva, el equipo realizó una intensa sesión de test en Imola, dando como resultado una excelente clasificación para el Gran Premio de San Marino. Cuando Senna lideraba la carrera, Berger sufrió un aparatoso accidente en el que tuvo que ser evacuado para recibir atención médica. En consecuencia, la carrera estuvo parada más de una hora y por consiguiente, se realizó una nueva salida desde la parrilla. Durante este nuevo inicio de carrera Prost se pondría en cabeza, aunque por poco tiempo. Senna le rebasó en la curva de Tosa recuperando su posición original, algo que no gustó nada al francés.

Según se comentaba, ambos pilotos tenían un acuerdo relacionado con la horquilla de Tosa. Para no correr riesgos, el piloto que fuese en cabeza tomaría la curva sin ser atacado por su compañero, dejándole conservar de este modo la posición. Prost acusó a Senna de romper el pacto, aunque de haber querido hacer un consecuente alarde de justicia, Prost debería haber cedido la primera posición a Senna durante la segunda salida, si bien es como trascurría la carrera antes de ser suspendida por el accidente de Berger. Este acontecimiento sería transcendental en la ruptura de la relación entre ambos pilotos.

 

– 1989. El famoso altercado.

Una vez más en Suzuka, penúltima carrera de la temporada y con el campeonato en juego. Aquel día aconteció el que posiblemente sea uno de los momentos más ardientes de la Fórmula 1. Durante la clasificación, Senna había superado holgadamente a su compañero con una ventaja de 1,7 segundos, pero en carrera, el brasileño arrancó sobre el lado de la pista más castigado por la suciedad y Prost tomó la delantera. A última hora el francés había ordenado retirar el flap Gurney de su monoplaza en aras de conseguir una mayor velocidad punta. En la vuelta 47, los dos pilotos de McLaren se disputaban la posición. Tras salir de la curva 15 Senna se echa al lado derecho y ataca por el interior. Durante un breve instante sendos vehículos circulan en paralelo mientras alcanzan la chicane. Los McLaren realizan una frenada totalmente homogénea, pero Prost se cierra, consciente de que impactará contra Senna, a pesar de que éste prácticamente le había ganado la posición desde el interior, y por tanto, la preferencia en la trazada.

 


Al parecer, Prost amenazó a Ron Dennis con retirarse de la competición si no se convocaba una reunión en la que se le diera un aviso a Senna.


 

Los dos coches, a un palmo uno del otro, quedaron detenidos. Prost abandonó su unidad a sabiendas de que la dirección había sufrido daños grabes, mientras que Senna instó a los comisarios a que le empujaran de vuelta a la pista para retomar la carrera. El propio Alain Prost había declarado recientemente que “no iba a abrir la puerta nunca más“. Algo que se traducía en que no pretendía facilitar las cosas a su compañero de equipo. Cabe decir, que tras ver repetidamente la escena, la mayoría de pilotos de F1 se han posicionado del lado de Senna. El brasileño terminó ganando en Suzuka, pero finalmente fue descalificado por retomar la carrera saltándose la chicane. Alessandro Nannini, un viejo conocido en la DTM, terminó siendo el vencedor del Gran Premio de Japón 1989.

 

Continuará..

 

 

También te puede interesar