Home Actualidad Así destroza el Volvo S60 Polestar al M4 en Nürburgring. #Polestar

Así destroza el Volvo S60 Polestar al M4 en Nürburgring. #Polestar

written by Héctor Jáñez 28 mayo, 2017
Así destroza el Volvo S60 Polestar al M4 en Nürburgring. #Polestar

Por Héctor Shavershian.

Nürburgring se ha consagrado como el escenario de pruebas de toda la tecnología automovilística de vanguardia. Todo fabricante acude con su equipo de ingenieros a las selváticas curvas del circuito más famoso del mundo para poner a prueba las capacidades de sus últimas creaciones. Volvo no ha querido faltar a la cita alemana para reivindicarse como una marca capaz de fabricar coches deportivos y librarse en cierta medida a su vez de sus aislados atributos de coche seguro y señorial.

pcp3_nurburgring_10

Este portento nórdico ahora es atravesado por unas rejuvenecidas líneas de carácter minimalista, sazonadas a su vez con un azul muy peculiar que nos recuerda inevitablemente al máximo estandarte de Ford, el Focus RS. La forma en la que fluyen sus pasos de rueda posibilita un feeling perfecto con sus nervios rectilíneos, dando lugar a una estilizada cintura que ya se encuentra a años luz de aquellos Volvos cuadrados de los años 90, que por cierto, también nos encantaban. Después de dejar atrás las formalidades, Volvo que absorbió en su totalidad a la compañía Polestar para ser solo uno, han desaparecido los aburridos colores pardos y el clasicismo de sus sedan para llegar y a bote pronto cargarte a todo un M4 en Nordschleife.

El equipo oficial de Volvo, Cyan Racing, ha trabajado sobre el infierno verde durante una larga temporada hasta mostrarnos sus resultados, casi un años después.

El nuevo motor T6 de 4 cilindros en línea sobrealimentado mediante un turbocompresor y un compresor que colabora en las pérdidas de los regímenes más bajos, ahora logra los 367 cv de potencia y unos generosos 470 Nm de par máximo. Con estos datos y dos cilindros menos que el vanagloriado M4, el S60 Polestar ha logrado un tiempo de 7:51,1. Un segundo menos que el 6 cilindros alemán.

pcp3_nurburgring_18

Hay que agradecer a las marcas por las intensas pruebas a las que someten a sus coches, ya que además de procurarnos la basta emoción causada por esta constante lucha de tiempos en el circuito alemán, es el vaticinio de la tecnología que nos ocupará en las calles y en las carreras que tanto nos apasionan.

El motor de 2.0 litros del Volvo S60 Polestar recurre a una transmisión automática de 8 relaciones y a una tracción integral que asegura su efectividad en cada curva.

No solo hay que reconocer que el Volvo S60 Polestar es un segundo más rápido que el M4 (los que estáis puestos sabréis que un segundo es mucho tiempo en el mundo de la competición) si no que también lo ha sido más que el BMW M5 f10, que el Porsche 911-997 Turbo, que Mercedes SLR McLaren, y que el Lamborghini Gallardo LP 560-4, los cuales han sumado a sus cronos entre uno y cuatro segundos con respecto al Polestar.

Todos sabemos que los tiempos de rodadura por Nürburgring son muy relativos y no interfieren ni en la calidad ni en la dinámica total para juzgar a un coche u otro. Sin embargo, si que se ha convertido en un reto personal en el que cada marca exprime todo su potencial para quedar por encima del último récord y coronarse como la reina del infierno verder, aunque sea por un periodo de tiempo muy efímero. 7 minutos y 51 segundos es el tiempo logrado por esta ‘humilde’ berlina nórdica. Un tiempo al que ni siquiera los más ilustres de Sttutgart han conseguido llegar..

 

También te puede interesar