Home Clásicos 1988 El día en que un Renault 21 Turbo batió el récord de velocidad sobre hielo.

1988 El día en que un Renault 21 Turbo batió el récord de velocidad sobre hielo.

written by Héctor Jáñez 9 octubre, 2019
1988 El día en que un Renault 21 Turbo batió el récord de velocidad sobre hielo.

Hoy he decidido embarcarme en un drástico viaje en el tiempo que nos trasporta nada menos que al 4 de febrero de 1988, concretamente hasta un gélido paraje situado en Laponia sueca. Se trata de un lago helado nada menos. Le conocen como Hornavan Lake y se asienta muy próximo al pueblo de Arjeplog. Hasta aquel inhóspito lugar alguien ha decidido movilizar dos flamantes Renault 21 Turbo con tracción a las cuatro ruedas. Lucen un rutilante color Rouge Vif de la época y a simple vista no parecen albergar nada singular en los albores de sus preciosas carrocerías.

renault-21-turbo-10-768x576

Solo sus angulosas líneas son adornadas por algunos vinilos que hacen referencia a su progenie, La Régie, o a la inseparable preconización con el lubricante ELF. Con un poco más de atención somos capaces de atisbar como se le han extirpado los espejos retrovisores, y es que para la misión que se les encomienda estos no tienen cabida. Ambos talentos franceses han viajado durante casi 2.500 Km para batir un récord de velocidad sobre hielo, y para ello han tenido que renunciar mínimamente a una parte de su esencia original. La parte baja de sendos vehículos ha sido gestionada mediante un carenado plano para favorecer el coeficiente de penetración, y su peso ha sido optimizado, imagino que prescindiendo de agentes secundarios como pueden ser la rueda de repuesto, la climatización etcétera.


En 1988 el Renault 21 Turbo consiguió ser el vehículo más veloz del planeta sobre hielo.


03

El piloto es Jean-Pierre Malcher, un polivalente compatriota que ha trabajado tanto en cabinas de superturismo, como en el dilatado Grupo A. Ambas unidades mantienen sus llantas de turbina originales con 15″, óptimas para canalizar el aire hacia su equipo de frenos y por tanto, no se ha alterado la medida original. Mecánicamente se ha extirpado el turbo original para realizar un injerto de un Garrett T03, una culata reformada y unos árboles de levas que nada más escuchar la voz del vehículo propiamente delatan alguna que otra variación. Es de cajón que toda la gestión electrónica haya sido puesta en sintonía, y también dicen las malas lenguas que se tanteó muy oportunamente para alargar los desarrollos finales.


Ya en su versión de fábrica el Renault 21 Turbo hacía gala de unas prestaciones que rozaban los 230Km/h.


Aquel 4 de febrero el Renault 21 Turbo con Malcher a la cabeza, consiguió rodar a 250.610 Km/h sobre el gélido hielo sueco. Había batido un récord mundial con apenas unas “pocas” modificaciones en su haber. Fue una hazaña de tal calibre que tuvieron que pasar 23 años nada menos para que el mismísimo Juha Kankkunen lograra batir un nuevo récord, esta vez de 330.695 Km/h. Eso sí, a bordo de un Bentley Continental Supersports completamente desvirtuado del modelo original y como no, armado de electrónica hasta las entrañas. Con todos mis respetos, me quedo con el mítico veintiuno.

También te puede interesar